Durante el informe de los primero 100 días de gobierno federal, el presidente Andrés Manuel López Obrador manifestó que la economía mexicana crece poco, rechazó que existan signos de recesión como han pronosticado analistas y opositores: “Se van a quedar con las ganas”, subrayó. 

Resaltó que su gobierno busca terminar con la impunidad y corrupción para liberar los recursos que impulsen el desarrollo para el bienestar del pueblo. 

“No tendremos necesidad de alterar, ni lo haríamos bajo ninguna circunstancia, los equilibrios macroeconómicos. Nunca gastaríamos más de lo que ingresa a la hacienda pública ni tampoco nos endeudaríamos para financiar el presupuesto”, comentó. 

López Obrador se comprometió a tener un manejo responsable de las finanzas, al puntualizar que no habrá aumento de impuestos ni se crearán nuevos

Sin gasolinazos 

El presidente insistió que durante su sexenio no existirán aumentos a los costos de gasolinas, gas y la luz

“La gasolina magna, el diésel y la luz han subido por la tardanza en la aplicación del mecanismo de regulación que utilizaremos, pero pronto se resolverá este asunto. Habrá ajustes para cumplir con nuestra palabra de no aumentar en términos reales los precios de los energéticos”, refirió.