Luego de desmentir a Claudia Rivera Vivanco sobre el acompañamiento a la Fiscalía General del Estado (FGE) para presentar sus denuncias por las agresiones recibidas por ambulantes en el Centro Histórico, mujeres de varios colectivos exigieron a la alcaldesa y a las autoridades estatales realizar acciones contundentes para terminar la violencia de género machista, existente no solo en las calles sino en todas partes.

Reprobaron que autoridades de los policías estatales, turísticas, así como municipales hicieran mutis y no tuvieran la valentía para detener a los agresores a pesar de ver el momento y pasarán desapercibidas las armas que los ambulantes sacaron durante el ataque violento.

La presidenta de la organización no gubernamental, Puebla Vigila, Lizeth Mejorada Barrios, reveló que 32 mujeres sufrieron abuso sexual, golpes, acoso, amenazadas con armas de fuego y blancas, jalones de cabellos, además sus aretes se los robaron de una forma poco ortodoxa, arrancados de las orejas.

“Exigimos al gobierno municipal y estatal, seguridad para las mujeres agredidas, para dar puntual seguimiento y pronta resolución al proceso queremos justicia para las víctimas y reparación de los daños para las mismas; a la fiscalía que investigue y encuentre a los responsables y se tomen medidas para que estos hechos no vuelvan a ocurrir en ningún lado”.

Las chicas lamentaron que las mujeres son violentadas porque su desigualdad física y debido a la existencia de protocolos de asistencia inmediata, sin embargo, “nunca pasa nada”, señalando como ejemplo lo ocurrido con los informales, al no existir detenidos después de ser identificados ante los efectivos de las corporaciones policiacas.

No acompañó

Sobre el acompañamiento que presumió la presidenta municipal Rivera Vivanco en la noche del domingo, Mejorada Barrios negó que estuviera con ellas.

“La presidenta no nos acompañó, ojalá hubiera estado más de 12 horas en la fiscalía, quien nos acompañó y estuvo hasta la madrugada fue Catalina Pérez, pero Catalina es más que una funcionaria del Instituto Municipal de las Mujeres,  sí tuvimos asesoría psicológica, sí se tuvo un acompañamiento, pero nuestro acompañamiento legal es privado”.