Dos hermanos, de 21 y 19 años de edad, fueron ejecutados con disparos de arma de fuego en la cabeza y sus cuerpos fueron abandonados en el cerro de Zapotlán, que se ubica a 500 metros del costado oriente de la carretera estatal La Colorada-San Juan Ixcaquixtla.

Se trata de Diego y Manuel Ojeda Gómez, quienes de acuerdo con la declaración de su padre, el pasado 9 de marzo salieron de su domicilio a bordo de un vehículo Volkswagen tipo Jetta modelo 2010 , de color blanco y ya no regresaron.

El reporte indica que cuando fueron hallados por vecinos de la zona ya no se encontraban en el automóvil, por lo que se presume que la unidad fue robada y pudo haber sido el móvil del doble homicidio.

El domingo 10 de marzo, a las 16:15 horas, al lugar acudieron elementos de la Agencia Estatal de Investigación (AEI) para realizar las primeras diligencias de levantamiento de los dos cuerpos.

Los cadáveres se encontraban en el cerro Zapotlán, que se ubica en la desviación a Santa María Coapan y San Juan Ixcaquixtla. Ambos presentaban heridas de arma de fuego en la cabeza y que tenían huellas de golpes.

Los cuerpos fueron trasladados al anfiteatro del Panteón Municipal de Tepeaca para que les fuera practicada la necropsia correspondiente.

El caso fue radicado en la carpeta de investigación 828/2019/TEPEA.