El analista internacional Alfredo Jalife Ramé, advirtió que las calificadoras internacionales se han convertido en el brazo armado de los Estados Unidos, y han exagerado los problemas que tiene la industria petrolera en México; sin embargo, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador debe mantener la mesura y tolerarlas.

Al inaugurarse los trabajos del Foro Zoon Politicón 2.0, organizado por el Instituto de Ciencias Jurídicas, Jalife Ramé habló de los primeros cien días de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, e indicó que el talón de Aquiles ha sido el tema del petróleo, ya que en las otras áreas de gobierno se han tenido avances.

Con la presencia del director general de la institución, Germán Molina Carrillo, el analista se refirió al anuncio de diferir la operación de la refinería Dos Bocas en Veracruz, anuncio que fue hecho en los Estados Unidos, y las calificadoras internacionales de inmediato comenzaron a reaccionar.

Sin embargo, el analista precisó que las tres principales calificadoras son una especie de brazo armado al servicio de los Estados Unidos, que se encargan de desestabilizar las economías que no responden a sus intereses.

Recordó que con el caso de la empresa petrolera Enron, propiedad de la familia Bush, donde hubo un gran fraude en la década de los noventa, así como con la quiebra inmobiliaria de 2008, las tres calificadoras guardaron silencio e incluso protegieron.

Comentó que en el caso de Fitch es la más “chafa”, Standar & Modis es propiedad de Walt Disney, con lo cual “Tribilín” podría ser analista; mientras la más seria es Standard & Poor´s, pero no deja de ser tendenciosa.

Aclaró que no se les puede expulsar del país, y la recomendación es sobrellevarlas sin caer en la confrontación.

Sobre los primero 100 días de AMLO

Jalife Ramé insistió que en los primeros cien días de gobierno de Andrés Manuel, es la política energética donde se han tenido los problemas.

Comentó que una de las situaciones que enfrenta el gobierno federal es que se carece de una política financiera, y tal vez política, aunque el modelo nacionalista que se está siguiendo es el correcto.

Si cumple del 10 al 20 por ciento de todo lo que prometió, será el mejor Presidente de México; prometió demasiado y no se puede, no hay que enloquecer, tampoco”, expresó.

El analista aclaró que la responsabilidad no es de López Obrador ya que fueron Luis Videgaray y Enrique Peña Nieto, quienes entregaron el petróleo, y ahora hay que revertir lo que hicieron.

Advirtió que él fue un perseguido de Videgaray, a través del SAT, pero pudo soportar ocho años de dicha persecución.

Rechazó que en estos momentos haya terrorismo fiscal por un requerimiento que se hizo al periódico Reforma por 12 mil pesos, pero además la empresa cuenta con un edificio entregado por el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, y problemas de endeudamiento, por lo tanto no es una persecución ni violación a la libertad de expresión.

Pensar a futuro

El especialista en geopolítica les expuso que el problema es que México discute asuntos del pasado, como el Tratado de Libre Comercio pensando en vender autos, o que "si la izquierda o la derecha", cuando hoy el mundo se divide en globalistas y nacionalismos regionales, y el gran tema es que estamos en la cuarta revolución industrial que es la inteligencia artificial.

En cinco años el mundo va a ser ¿Quién va a dominar la inteligencia artificial, China, Estados Unidos, o los dos?, y en México todavía no usamos ni la (inteligencia) natural, ese es el mundo".

"Necesitamos como país entrar de lleno con una súper Secretaría de Ciencia, Tecnología, Innovación, Desarrollo, o estamos perdidos. El CONACyT (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología) que fue creado en 1970, está rebasado”.

Agregó, “Nosotros estamos sumiéndonos en la mediocridad, no estamos viendo hacia adelante, estamos todavía viendo en el Tratado de Libre Comercio y la chatarra de autos y refacciones, cuando en China ya se creó el Banco Asiático de Inversiones e Infraestructura que maneja 8 billones que no los tiene el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, y el único que había entrado de América Latina era Brasil”, indicó.