Tras la eliminación en Copa del Rey y Champions League, crisis que le costó la salida a Santiago Solari, este sábado el Real Madrid recuperó las buenas sensaciones tras vencer al Celta de Vigo (2-0), en el duelo disputado en el Santiago Bernabéu, y que marcó el regreso de Zinedine Zidane al banquillo merengue.

Con la sorpresiva presencia de Keylor Navas, Marcelo, Isco y Gareth Bale en el once titular, 'ZZ' envió un mensaje a la afición y su plantilla donde la misión es recuperar, cuanto más sea posible, el buen camino de cara a un final de temporada en donde el objetivo principal es afianzar el segundo puesto -y acceso directo a la Champions del siguiente año-, con una Liga casi sentenciada para su acérrimo rival, el Barcelona.

Las anotaciones corrieron a cargo de Isco y de Gareth Bale, a los minutos 62 y 77, respectivamente.

Al final del partido, Zidane destacó la consecución de los tres puntos, ante su afición, en donde "lo más importante para los jugadores era ganar. Para nosotros y para ellos, el reto era ganar."

Con este resultado, Real Madrid llega a 54 puntos en 28 jornadas, y se mantiene en el tercer sitio del campeonato, a 2 puntos de distancia del Atlético de Madrid (con un partido más).