El número de muertos tras los ataques lanzados contra dos mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda, ha subido a 50 ya que se encontró otra víctima más en uno de los escenarios de la masacre, informó hoy la policía.

Investigadores descubrieron a la víctima mientras retiraban los cadáveres de la mezquita Masjid Al Noor, donde más de 40 personas fueron abatidas cuando un hombre armado asaltó con disparos el lugar de culto musulmán el viernes por la tarde, dijo en una conferencia de prensa Mike Bush, comisionado policial.
 
Por otra parte, el número de heridos como consecuencia de los ataques terroristas se sitúa en 50, con 36 aún en tratamiento en el Hospital de Christchurch. Según la policía, dos heridos siguen en unidad de ciudado intensivo y un niño en un hospital de menores.
 
Por el momento, el ciudadano australiano Brenton Tarrant, de 28 años de edad, fue acusado de asesinato. El sospecho terrorista compareció brevemente en la Corte de Distrito de Christchurch el sábado por la mañana.
 
El documento de cargos mostró que la pena máxima será la cadena perpetua. El acusado comparecerá otra vez en la corte el 5 de abril, según el Alto Tribunal de Christchurch.
 
Tras los ataques mortales, la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, reiteró al público el sábado que la ley de armas de su país será modificada.
   
"Modificaremos nuestra ley de armas", dijo Ardern, señalando que el asesino portaba una licencia legal de armas.

Arden dijo al público que el sospechoso usó armas semiautomáticas modificadas.

Cinco armas, incluidas dos pistolas semiautomáticas, han sido encontradas tras los atentados. La policía también ha recuperado otras armas de fuego.

Se han cancelado los principales eventos públicos durante el fin de semana en toda Nueva Zelanda, mientras que se ha fortalecido la seguridad en ciertos lugares como los aeropuertos.

Con información de Xinhua.