El gobierno de México informó hoy que soldados y policías iniciaron un operativo para buscar a por lo menos 19 personas desaparecidas tras ser bajadas por hombres armados de un autobús en el estado de Tamaulipas.
 
La Comisión Nacional de Búsqueda, un órgano de la Secretaría de Gobernación, señaló que el operativo de las fuerzas armadas y policiales se realiza en un amplio sector de Tamaulipas, teniendo como principio la presunción de vida de los desaparecidos.
 
El "Operativo Búsqueda en Vida Tamaulipas" está conformado por militares, policías, agentes de la fiscalía de la entidad y personal de las comisiones de búsqueda local y nacional, detalló el órgano en un comunicado.

Indicó que buscan a por lo menos 19 personas que desaparecieron desde el 7 de marzo pasado, cuando viajaban como pasajeros de un autobús interceptado por hombres armados en la localidad de Palo Blanco, en el noreste del estado fronterizo con Texas.

"La Comisión Nacional ha estado en contacto permanente con distintas autoridades federales y estatales, impulsando esfuerzos de vinculación, operación, gestión, evaluación y seguimiento de acciones de búsqueda en vida, localización e identificación de las personas desaparecidas", indicó.
 
Las autoridades de los gobiernos federal y de Tamaulipas han dicho en días pasados que creen que los desaparecidos serían migrantes centroamericanos que recorrían la entidad en busca de cruzar a Estados Unidos.

Según la versión oficial, hombres con el rostro cubierto y armados subieron al autobús cuando viajaba del puerto de Tampico a la ciudad fronteriza de Reynosa para seleccionar a partir de una lista a los pasajeros y llevárselos en cuatro vehículos.
 
El gobierno mexicano no tiene a la fecha una precisión del número de posibles víctimas porque el chofer del autobús declaró a la Policía que eran 19, pero un reporte señala que serían 22 y un primer informe habló de 25, dijo el martes la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

La secretaría reveló también que una hipótesis de la pesquisa es que las personas habrían contratado traficantes de migrantes para que los cruzaran a Estados Unidos, tras explicar que ningún familiar había denunciado su plagio en México, Honduras, Guatemala o El Salvador.

En años pasados se han registrado casos de migrantes plagiados por organizaciones criminales que operan en esa entidad fronteriza, afectada por cotidianos episodios de violencia entre narcotraficantes que pelean espacios.
 
Las autoridades han señalado en el pasado que los criminales raptan a los migrantes para exigir a familiares en Estados Unidos o sus países de origen dinero para liberarlos.
 
El caso más trágico de rapto de migrantes en Tamaulipas ocurrió en agosto de 2010, cuando el cártel de la droga de Los Zetas mató a 72 personas de varios países en una finca tras plagiarlos de autobuses en los que viajaban hacia la frontera.

Con información de Xinhua.