Tras declararse la alerta  de género para 50 municipios del estado de Puebla por parte del gobierno federal, la presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, Rocío García Olmedo advirtió que las anteriores administraciones no quisieron reconocer un problema que crecía, y aclaró que la medida no significa tener un policía detrás de cada mujer.

En entrevista luego de que se diera a conocer la aplicación de la medida ante el incremento de la violencia hacia las mujeres, García Olmedo expresó que a partir de ahora se tendrán que aplicar acciones de manera coordinada  los tres niveles de gobierno.

Señaló que hay que entender que la alerta de género no significa  que haya un policía detrás de cada mujer sino la aplicación de políticas públicas por parte de las autoridades para prevenir y erradicar la violencia.

Advirtió que si bien las anteriores autoridades no tuvieron miedo de solicitar la emisión de la alerta de género, pero tampoco quisieron reconocer que el problema iba en aumento.

Indicó que con la emisión de la alerta el gobierno del estado deberá aplicar una serie de medidas, y además hacer caso a los faltantes que señalaban expertos.

Expuso que hay una problemática que se está viviendo y era necesario tomar la medida en los 50 municipios esperando que en los próximos seis meses haya una reducción de la violencia.

El bloqueo

Fue en 2018 cuando se presentó la propuesta para que en algunas zonas del estado se declarara la alerta de género para prevenir la violencia en contra de las mujeres, la iniciativa fue bloqueada, y las autoridades de gobernación estatal no precisaron sobre el cumplimiento a las 11 recomendaciones que hizo la Conavim que debieron cumplirse.

Advirtió que de las 11 recomendaciones que se entregaron en el mes de septiembre de 2016 y que debían cumplirse para diciembre de ese año, estando el mismo titular de la Secretaría de Gobernación, Diódoro Carrasco Altamirano, no se cree que se hayan acatado.

Para su aplicación se tiene que ver con los medios de comunicación, las universidades, los ministerios públicos, y en estos últimos hay un desconocimiento sobre si se tiene que actuar con perspectiva de género.

Las cifras de la violencia

Las cifras de especialistas indican que en Puebla, seis de cada diez mujeres sufren violencia, además de que en el caso de la capital, se detectó por medio de un estudio que no hay zonas que garanticen que no serán agredidas, e incluso se presentan focos rojos como lo es el caso de Azumiatla.

El Inegi ubica a Puebla en el lugar número 12 en violencia de género a nivel nacional, arriba de la media nacional.

Asimismo se indicó que  es en los hogares y en la vía pública donde, por el simple hecho de ser mujeres, se presentan las agresiones.

Los estudios indican que la mujer no se siente segura en la calle, pues sufre acoso, miradas lascivas, falta de respeto y los llamados piropos.

Los especialistas aclararon que no hay datos recientes hechos por instituciones poblanas, pero de acuerdo a datos del Inegi, 63 de cada 100 mujeres de 15 y más años declaró haber padecido algún incidente de violencia, ya sea por parte de su pareja o de otras personas.

De las mujeres de 15 y más años que han tenido al menos una relación de pareja, matrimonio o noviazgo, 49 de cada 100 han sido agredidas por su actual o última pareja a lo largo de su relación.

La violencia de pareja está más extendida entre las mujeres que se casaron o unieron antes de los 18 años (54.5%) que entre quienes lo hicieron entre los 25 y más años de edad (48.8 por ciento).

29% de las mujeres ha padecido violencia sexual por parte de agresores distintos a la pareja, la cual incluye actos de intimidación, acoso y abuso sexual.