Más de cuatrocientos sacerdotes de Puebla renovaron sus votos, mientras el arzobispo Víctor Sánchez pidió que sigan fuera de los templos, ya que lo que se requiere es que vayan al encuentro de los fieles, asimismo en la ceremonia de la Misa Crismal, bendijo los Óleos que serán impuestos por los ministros.

Durante la ceremonia celebrada en catedral el arzobispo Víctor Sánchez Espinosa, Arzobispo de Puebla acompañado por sus obispos auxiliares, el clero, seminaristas, religiosas y cientos de fieles, bendijo los Óleos que serán distribuidos a todas las parroquias para administrar algunos sacramentos.

La Arquidiócesis de Puebla cuenta con 438 sacerdotes diocesanos y 120 sacerdotes religiosos y atienden las 295 parroquias que existen en toda la diócesis.

 


 

En la ceremonia que en Puebla se adelanta para el día martes ya que el Jueves Santo los ministros tienen que atender sus templos los Óleos que se bendicen en Catedral son el Óleo de los Catecúmenos, el Óleo de los Enfermos y el Crisma.

De acuerdo a la iglesia el Óleo de los Catecúmenos sirve para ungir a los que van a ser bautizados, y significa que Jesucristo les da la fuerza necesaria para enfrentar las tentaciones que les pueden dañar.

El Óleo de los Enfermos, es con el que el sacerdote ungen a los que padecen alguna enfermedad, a los que van a someterse a alguna intervención quirúrgica, o a los que se encuentran en peligro de morir; significa que Jesús quiere estar con ellos en esos momentos difíciles para fortalecerles.  

El Crisma se usa para ungir a los que ya han sido bautizados, confirmados, a los sacerdotes y obispos, y significa que el bautizado, confirmado, sacerdote y el obispo tienen una misión que cumplir, participando de la función profética, sacerdotal y regia de Jesucristo para establecer el reinado de la paz, justicia, verdad, amor y libertad en el mundo

  • La renovación de votos

El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa hizo un llamado a los sacerdotes no bajar la intensidad del trabajo para que se mantenga el papel de la iglesia evangelizadora,  Puebla Pidió a más de 400 sacerdotes de la arquidiócesis tener la fortaleza, el valor y la disciplina para llevar a cabo su labor evangelizadora y estar con quienes más lo necesitan e indicó que hay una iglesia viva donde los ministros tienen que ser verdaderos pastores.

Ante más de tres mil fieles reunidos en la basílica catedral el arzobispo de Puebla reiteró el llamado durante la misa Crismal a los sacerdotes a mantener una imagen ejemplar sin embargo reconoció que hay quienes lamentablemente la han manchado y ahora lo que el mundo reclama es la penitencia por los hermanos que han pecado.

Llamó a los ministros católicos que sigan con el compromiso que asumieron cuando fueron ordenados, que es el de seguir siendo fieles a su vocación que difundan la palabra de Dios y apoyen a sus hermanos. Además, llamó a los fieles para que oren por ellos que son una parte importante de la religión.

Explicó que la renovación de los votos sacerdotales durante la ceremonia que en Puebla se celebra en día martes ya que se busca que el Jueves Santo los sacerdotes estén en los templos atendiendo los oficios, el ministro resaltó la necesidad  del valor y la fuerza que deben tener para desarrollar el ministerio.

Expresó a los ministros reunidos en la catedral a que reconozcan culpa y pecados pues lo que el mundo reclama es la penitencia por los hermanos que han pecado.

Recordó que el papa Francisco ha pedido a los sacerdotes que vayan a las comunidades y que sigan los ejemplos de ser peregrinos, y la mejor forma de llegar a la gente es conocer su cultura, sus costumbres y llevarles la palabra y la fe.

Sánchez Espinosa recordó al beato Juan de Palafox, quien no sólo construyó un seminario, sino que colaboró para la construcción de una ciudad y su legado se ha mantenido durante casi cuatro siglos.