El primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), Raúl Castro, y el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, participaron en el desfile central en la ciudad de La Habana por el Día Internacional de los Trabajadores.

Junto a las máximas autoridades políticas, sindicales y estudiantiles del país, ambos dirigentes han saludado en la histórica Plaza de la Revolución a los miles de cubanos que desde tempranas horas marchan por Paseo, una de las arterias principales de la ciudad.

Sonrientes y complacidos, Castro y Díaz-Canel han dado muestras de agradecimiento y firmeza al pueblo unido avanzando frente a la icónica estatua del prócer independentista cubano, José Martí, enclavada en la Plaza de la Revolución.

En La Habana, la marcha inició con el bloque del sector de la salud integrado por más de 60.000 médicos y enfermeras, en reconocimiento a esos trabajadores que guardan por la vida de los cubanos y de millones de personas en el mundo.

Los organizadores del acto precisaron con anterioridad a la prensa que cerrará el desfile más multitudinario de Cuba con la juventud como símbolo de la continuidad del proceso revolucionario.

En la nación caribeña también han estado presentes este 1 de Mayo más de 1.400 trabajadores, líderes sindicales y delegaciones de alrededor de 80 países y regiones.

Mientras transcurre el jolgorio de la clase obrera en la capital, en el resto del país se realizan similares actividades, que constituyen además una denuncia a la aplicación a partir del 2 de mayo del título III de la Ley Helms-Burton.

La norma autoriza a ciudadanos estadounidenses presentar demandas por propiedades nacionalizadas en Cuba en la década de 1960.

Como expresó previamente Díaz-Canel en su cuenta de Twitter, la jornada es a su vez un acto de condena al bloqueo impuesto de manera unilateral a la nación caribeña por el gobierno de Estados Unidos y a las "amenazas, provocaciones, mentiras y calumnias del imperio yanqui".

Bajo el lema "Unidad, Compromiso y Victoria", millones de cubanos celebran el Día Internacional de los Trabajadores, que con su presencia en las principales plazas del país reafirman el apoyo a la Revolución y a su gobierno