Tras la aprobación de la Reforma Laboral, el Diario Oficial de la Federación publicó este miércoles el decreto correspondiente que incluye diversas modificaciones a la ley vigente en materia de libertad sindical, justicia laboral y negociación colectiva.

En el decreto que entrará en vigor a partir del dos de mayo se establece en el artículo 3 que el trabajo es un derecho y un deber social, que exige respeto para las libertades y dignidad de quien lo presta.

Se reconoce también la igualdad entre hombres y mujeres ante la ley, en condiciones que aseguren la vida digna y la salud para los trabajadores y sus familiares dependientes.

De igual forma se busca garantizar un ambiente laboral libre de discriminación y de violencia, promover y vigilar la capacitación, el adiestramiento, la formación para y en el trabajo, la certificación de competencias laborales, la productividad y la calidad en el trabajo, la sustentabilidad ambiental, así como los beneficios que éstas deban generar tanto a los trabajadores como a los patrones.

Para ello se crea el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, que se encargará de atender lo relativo a los contratos colectivos y asociaciones sindicales.

De manera concreta se especifica, nadie puede ser obligado a formar o no parte de un sindicato, federación o confederación, en tanto que los procedimientos de elección de sus directivas deberán salvaguardar el pleno ejercicio del voto personal, libre, directo y secreto de los miembros.

Señala que las sanciones que impongan los sindicatos, federaciones y confederaciones a sus miembros deberán ceñirse a lo establecido en la ley y en los estatutos, para lo cual se deberá cumplir con los derechos de audiencia y debido proceso del involucrado.

La nueva Ley incluye un capítulo relacionado con los trabajadores del hogar, a los que define como los que prestan los servicios de aseo, asistencia y demás propios o inherentes al hogar de una persona o familia.

En su artículo 333 especifica que los  empleados que habitan en el mismo sitio donde prestan sus servicios deberán disfrutar de un descanso mínimo diario nocturno de nueve horas consecutivas, además de un descanso mínimo diario de tres horas entre las actividades matutinas y vespertinas.

Además el artículo 336 estipula que los trabajadores del hogar tienen derecho a un descanso semanal de día y medio ininterrumpido, preferiblemente en sábado y domingo.

En tanto, el patrón, conforme el artículo 337, deberá cooperar para la instrucción general del trabajador del hogar e inscribirlo al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y pagar las cuotas correspondientes y otras obligaciones laborales.

El artículo 132, prevé un protocolo entre el patrón y los trabajadores para prevenir la discriminación por razones de género y atención de casos de violencia y acoso u hostigamiento sexual, así como erradicar el trabajo forzoso infantil.

A su vez, en el artículo 101 se establece que en todos los casos, el trabajador deberá tener acceso a la información detallada de los conceptos y deducciones de pago.

En el artículo 280 refiere que la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos fijará las percepciones profesionales mínimas de los trabajadores del campo, debiendo tomar en consideración la naturaleza, cantidad y calidad del trabajo, así como el desgaste físico ocasionado por las condiciones laborales.