Tras haber tomado posesión como presidenta de la mesa directiva del Congreso del Estado, María del Carmen Cabrera Camacho, diputada por el Partido del Trabajo (PT), anunció que buscará el diálogo y acuerdos con los dirigentes de las demás bancadas, así como diputados que no tienen partido para poder avanzar en las sesiones.

Luego de que fue electa por unanimidad tras la destitución en la presidencia de José Juan Espinosa Torres, y en la vicepresidencia Héctor Alonso Granados,  en entrevista la legisladora expresó que lo que viene en los siguientes dos meses es trabajo “revisión, sobre todo unión, se va a comenzar a trabajar en todas las mesas de preparación, la mesa directiva no va a ser de imposición, se va a buscar el consenso de todos los integrantes de la mesa”.

La abogada egresada de la Escuela Libre de Derecho, con experiencia diplomática en Francia, además de haber vivido en Estados Unidos y ejercer en el área jurídica, anunció que habrá reuniones previas a las sesiones ordinarias.

De su relación con los demás integrantes del poder legislativo, indicó que el pasado miércoles el nombramiento que recibió fue por unanimidad, y eso se agradece, “no sé si a favor de un cambio en la mesa directiva o a favor de poder hacer una transformación en el trabajo legislativo, pero indiscutiblemente creo que todos los diputados votaron por algo distinto, quieren sacar adelante algo donde haya inclusión, comunicación y respeto. Mi relación es muy buena con ellos”.

“Tenemos diálogo con nuestras diferencias políticas, y criterios, pero jamás habrá una falta de respeto o cerrazón para no escucharlos”.

Luego de que en los primeros meses de la legislatura se diera la toma de la tribuna, y la posibilidad de que se repita la situación, la diputada local por el distrito de Zacatlán, señaló que se siente tranquila, con la posibilidad de mantener el diálogo.

Abierta al diálogo con Espinosa y Alonso

De los legisladores que fueron removidos, los reconoció como compañeros e integrantes del Congreso, e indicó que se tiene que buscar la comunicación y el diálogo con ellos, aún y cuando no estén en la mesa directiva.

Manifestó que se tiene que hacer un trabajo con ellos, escuchar sus opiniones, pero en el marco de respeto, e indicó que hacia los dos diputados los verá siempre como compañeros aunque en ocasiones no se puede dar lo que no se recibe “si uno pide respeto, tiene que dar respeto”.

Los retos de la legislatura

María del Carmen Cabrera señaló que como legisladora ve que la legislatura va a tener un reto y el primero es iniciar el cambio en los trabajos en la mesa directiva, y posteriormente darle la apertura a un nuevo gobierno y cerrar una gubernatura interina.

“Vamos a aperturar una gubernatura con el nuevo gobernador, y enfrentar los cambios con  las reformas, pero además discutir las nuevas reformas nacionales que han estado llegando como lo fueron la Ley de Educación, y ahora la Ley del Trabajo, para lo cual ya se realizó el primer foro, y se seguirá consultando a la sociedad”.

Del plazo para que entren en vigor, la legisladora señaló que las reformas a la Ley Federal del Trabajo se tienen tres años, sin embargo no es que lleguen al límite, y que en lo que resta de año se siga el análisis y en 2020 se vaya haciendo la transformación de cada uno de los reglamentos que se necesitan.

Comentó que se busca que no ocurra lo mismo que con el Nuevo Sistema de Justicia Penal, fue compleja la adaptación, y anunció que se va a buscar a los actores, entre ellos líderes sindicales para hacer mesas de trabajo.

Tomará protesta a Barbosa

Al ser cuestionada sobre si pensó que al llegar al Congreso tomaría protesta a un gobernador, como será el caso de Luis Miguel Barbosa Huerta el 1 de agosto, Cabrera Camacho señaló “Estoy agradecida con la vida, son oportunidades que te plantean y no hay otro momento tan especial como tomarle protesta a un gobernador, reconozco que como legisladora estoy emocionada, contenta y agradecida”.

De lo que espera del próximo gobernador, es el bienestar para el estado, e indicó que está segura de que se podrá trabajar en comunicación con él, ya que el diálogo con el poder legislativo es lo más importante para poderle dar gobernabilidad al estado.

La presidenta de la Mesa directiva advirtió que en relación con las anteriores administraciones estatales ya no habrá el gran legislador que era el gobernador, sino el trabajo mutuo para poder sacar las reformas, y ahora no hay imposición sino diálogo, comunicación para enfrentar los retos en el estado.