Tras 161 días, Guillermo Pacheco Pulido concluye la gubernatura interina, sin tomas de presidencias municipales, plantones frente a las oficinas de las secretarías del gobierno estatal ni impugnaciones por los resultados electorales, además, de mantener la estabilidad económica al firmar un acuerdo laboral entre empresas y sindicatos para continuar el desarrollo económico.

Luego de que el pasado 21 de enero rindió protesta como el quinto gobernador interino en 54 años, el abogado por la Escuela de Derecho de la Universidad Autónoma de Puebla, cumplió con el principal compromiso, evitar que se incendiara el estado que vivía la incertidumbre tras las sospechas de un fraude electoral en 2018 y el accidente del 24 de diciembre en el que perdió la vida la gobernadora Martha Erika Alonso.

Expresó que en Puebla había pasto seco que se podía prender con cualquier chispa si es que no se lograba la reconciliación. Además, ante los diputados manifestó que no era válido hablar de unidad y hacer llamados solo de uno u otro lado, mientras sostuvo que su gobierno sería plural.

Desde la máxima tribuna reconoció los problemas por los que atravesaba el estado y dijo que su demanda para enfrentarlos era la unidad de los poblanos. “Si somos unidos seremos fuertes, si somos unidos seremos libres, dignos, todos somos poblanos, vayamos por la unidad”.

En su mensaje de pluralidad, hizo referencia al pensamiento del fundador del PAN, Manuel Gómez Morín, quien señaló que un pueblo sin unidad se parece a las tierras llenas de agua que pudren toda raíz de libertad, de justicia y dignidad.

Y, como priísta, recordó al ideólogo Jesús Reyes Heroles, quien señalaba que el pasto está seco en México, ya que hay exceso de problemas, por lo que se puede prender con una pequeña chispa.

Misión cumplida

Quince días antes de terminar su gestión, acudió a la sede del Congreso sin que la ley lo obligara a rendir un informe ante los diputados, donde señaló que Puebla logró la estabilidad y certidumbre con la participación de todos los poblanos y, aunque reconoció que no se puede estar conforme con lo hecho, se cumplió con el deber.

Durante su informe, el mandatario interino presentó un resumen de los seis meses que duró su gestión, en el que destacó haber concretado el Plan Estatal de Desarrollo, así como la firma de un acuerdo de estabilidad laboral entre empresas y sindicatos para mantener el desarrollo económico.

Comentó que se realizó la rehabilitación de 10 rutas de evacuación, con una inversión de 194 millones de pesos, de los cuales 84 millones de pesos fueron aportados por el gobierno federal que encabeza el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

En su gestión, dijo, se dio continuidad a 48 obras de infraestructura iniciadas en gobiernos anteriores, asimismo, en estos seis meses de gobierno se iniciaron 11 proyectos que formarán parte del paquete que entregarán al próximo gobernador, Luis Miguel Barbosa Huerta.

Destacó que en su gobierno no se contrató deuda pública, en ninguna de sus modalidades, se hizo un uso eficiente del presupuesto asignando, más recursos para el combate de la inseguridad por tratarse de un fenómeno social complejo y por ser la exigencia más sentida de la gente.

Pacheco Pulido enfatizó que para mantener la gobernabilidad en los 217 municipios de Puebla se impulsó una estrategia de inclusión de los diferentes partidos políticos, así como los diferentes sectores sociales para sacar adelante la entidad en medio de un escenario de incertidumbre.

El reconocimiento

Al fijar su postura durante el informe que rindió el gobernador interino Guillermo Pacheco Pulido, los representantes de las diferentes bancadas representadas en el Congreso sostuvieron que hubo un gobierno sin filias ni fobias y se logró la estabilidad en momentos caóticos que vivió el estado.

Durante su participación, los representantes insistieron en que se debía lograr la estabilidad y llamaron a una tregua electoral, reconociendo resultados palpables.

La trayectoria

Guillermo Pacheco Pulido nació en la ciudad de Puebla de Zaragoza el 8 de febrero de 1933. Fue diputado local del Congreso del Estado de Puebla en la XLIII Legislatura de 1966 a 1969, en representación del distrito 3, con sede en la ciudad de Puebla.

De 1982 a 1985 fue diputado federal en la LII Legislatura en representación del distrito 2 de Puebla. Fue presidente municipal de Puebla de Zaragoza de 1987 a 1990 y volvió a ser diputado federal de 1991 a 1994 en la LV legislatura en representación del distrito 12 de Puebla.23

Además, se desempeñó como titular del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) en el sexenio de Melquiades Morales Flores (1999-2005) y durante tres años de Marín Torres (2005-2011).