Después de la tala de 100 árboles endémicos en la zona boscosa de Amalucan, Claudia Rivera Vivanco reveló que pararon la entrega de cualquier permiso para dar paso a la tala de árboles, aunque la ley favorezca ese tipo de acciones, porque su administración sí está comprometida con el medio ambiente.

En la amplia zona afectada se construirá un conjunto habitacional con permisos otorgados por el gobierno estatal interino, pero ahora, insistió, frenarán cualquier trámite y conjuntamente con la administración estatal trabajarán para evitar acciones que atenten en contra de la naturaleza.

“Nosotros estamos trabajando de manera coordinada con la autoridad estatal porque no estamos dispuestos a que el desarrollo urbano sea a costa del medio ambiente”.

Dijo que si el gobierno local entregó el permiso fue porque así lo establece la norma, además de que la constructora contaba con sus permisos del gobierno estatal al en el tema de impacto ambiental. 

“El área que dictamina si se puede derribar o no es el área estatal, no es competencia municipal, pero sí nos toca porque estamos dependientes con tramites que nos corresponden”.

Recordó que su administración desde enero está actualizando la Carta Urbana para impedir que se dañe el medio ambiente y se dañe, de manera, colateral a los poblanos.

“Si la norma permite que se pueda hacer este tipo de acciones que dañan socialmente hay que cambiarlo y por esa razón desde enero estamos trabajando en la actualización de la carta urbana”.