La secretaria de Bienestar en el gobierno de Luis Miguel Barbosa, Lizeth Sánchez García, advirtió que será la contraloría la que lleve a cabo las investigaciones en torno a la situación que se vivió hasta hace unos meses en la dependencia, por la presencia de “moches”, e irregularidades en los programas para la reconstrucción tras los sismos, y aseguró que la indicación del titular del ejecutivo es cero corrupción.

En entrevista con  Intolerancia Diario, la funcionaria rechazó además que haya acciones llamadas populistas, e indicó que lo que se busca es que ahora sí participe la gente en proyectos, sabiendo que no habrá favoritismos partidistas.

Al ser cuestionada sobre la situación que se presenta en la secretaría de Bienestar, antes Sedeso, reconoció “El panorama que encontré cuando llegue a la secretaría es complejo, casos en los que se les pedían “moches” a la gente, de los programas sociales, a quienes ejecutaban obra".

“A partir del 1 de agosto lo que se hará es transparentar todos los programas porque nadie “absolutamente nadie”, con el área más vulnerable que es la pobreza, ahora daremos legitimidad y transparencia a las acciones que estén a cargo de la Secretaría de Bienestar”.

Precisó que el área encargada de hacer las investigaciones es la contraloría, y si existen responsables de esa situación deberán responder.

Las cicatrices del sismo sin cerrarse

La realidad de las cosas es que tenemos viviendas en la Mixteca que no han sido concluidas, a algunas les falta el techo, piso; otro punto es que hubo gente que no fue censada a pesar de que sus viviendas resultaron severamente dañadas pero no fueron empadronadas en su momento.

Reiteró que la Contraloría del Estado ya está tomando cartas en el asunto para fincar responsabilidades, esto en el caso de ex funcionarios que no hayan hecho su trabajo de manera correcta.

“Algo que ha dicho el gobernador Luis Miguel Barbosa, es que nadie por encima de la ley, y dependerá de las acciones de otras instancias”.

“Nosotros como secretaría de Bienestar, lo que vamos a realizar es empadronar a ésta gente con Sedatu a nivel federal para que se verifiquen y validen sus viviendas. Que se vea que realmente fueron dañadas por el sismo y que no es un daño por falta de mantenimiento”.

La funcionaria precisó que si las viviendas fueron dañadas por el sismo realmente, se buscará empadronarlas para que puedan ser beneficiadas el próximo 2020.

Lizeth Sánchez explicó que se tiene una inversión de 73 millones de pesos, pero van por 68 millones de pesos más  ya que hay un convenio firmado con el plan de reconstrucción nacional, donde el gobierno del estado está poniendo 150 millones, que implican apoyos para dos mil familias de la Mixteca.

Falso el paternalismo

En la entrevista al señalarle que se habla de paternalismo por parte de las acciones gubernamentales, Lizeth Sánchez aclaró “Lo que estamos haciendo en el caso de Puebla con las asambleas comunitarias, es organizar  a la gente y empoderarla, el gobierno invierte el 50 por ciento y la gente la otra parte, no es tema de paternalismo porque no estamos regalándoles, sino que participen".

Informó que al día de hoy se llevan más de nueve mil 500 acciones, y el número de beneficiados se multiplica ya que por ejemplo un tinaco beneficia a una familia, o un calentador solar, así que la cifra aumenta considerablemente a dos meses de haber asumido el cargo.

Asimismo la funcionaria señaló que actualmente se tienen siete municipios en los progamas pero se busca llegar a 15 que se sumen a la Alianza Felicidad, y que el Coneval en sus indicadores por la encuesta que realiza en Febrero pueda dictaminar una reducción de la pobreza

Precisó que actualmente se trabaja en la Sierra Norte, Sierra Nororiental, Mixteca, y se irá hacia la Sierra Negra que es la zona con mayor pobreza extrema.