Pese a las críticas, el gobernador, Miguel Barbosa Huerta defendió que su administración cumplió con la recomendaciones emitidas por la Comisión Nacional para Erradicar y Prevenir la Violencia contra las Mujeres (Conavim), para prevenir y combatir la violencia en contra de las mujeres, pero la despenalización del aborto y los matrimonios entre iguales son temas que se deben abordar por separado.

Aclaró que se disminuyen las sanciones para las mujeres que interrumpan su embarazo antes de las 12 semanas de gestación, al eliminarse las fracciones del artículo 342 del Código Penal; sin embargo, reconoció que no dividirá a la sociedad por ello deja abierta la puerta para que el Congreso del Estado sea el que tome la decisión respecto al artículo 294 del Código Civil, para permitir los matrimonios igualitarios.

El jefe del Poder Ejecutivo local reiteró que en esta ocasión solo se abordó la prevención y combate a la violencia en contra de las mujeres, pues fue la idea principal de las reformas que el martes se concretaron en el Congreso del Estado, tras la Alerta de Violencia de Género en 50 municipios del estado.

“El tema del aborto y el tema de los matrimonios igualitarios son temas que tienen que tratarse por separado. Lo que hicimos con el tema del aborto es quitarle la penalidad de seis meses a un año. Todo está bien puesto, dejemos una puerta, una llave. Yo respeto a todas las declaraciones basadas en su credo, en su pensamiento, ideología o en sus preferencias sexuales. Yo tengo amigas y amigos que son diversos, amigos de mi familia, mis hijos son modernisimos, mi mujer y yo somos aperturistas, ahí está el saber gobernar. Pongan atención: pude haber no metido  en ese paquete el tema del matrimonio y se hubiera quedado como esta, pero lo metí para dar una llave porque hoy una acción inconstitucional”, dijo.

Y es que, a propuesta del gobernador, el Congreso del Estado modificó el Código Civil  por el que se eliminan solo dos palabras respecto al matrimonio, pero no se abunda en el matrimonio iguailtario.