El pan de muerto está presente en casi la tercera parte de los hogares mexicanos durante esta temporada de Día de Muertos.

En 72% de los hogares mexicanos está presente ese tipo de pan que se puede conseguir en supermercados prácticamente desde mediados de agosto, reveló un estudio de la consultoría Kantar, especializada en en estudios de mercado.

El segundo producto que más está presente en los hogares de México en la época de Día de Muertos son las velas y veladoras (64%), seguido de las flores de temporada –como el cempasúchil– (58%) y papel picado u otras decoraciones alusivas a la fecha (24%), además de las tradicionales calaveritas (23%).

Asimismo, en 23% de los hogares hoy y mañana se pueden encontrar dulces y, en el mismo porcentaje, también habrá frutas como mandarinas o manzanas. Las tabletas para preparar chocolate caliente –el complemento ideal para acompañar el pan de muerto, según la tradición– tiene una presencia discreta con 15%, mientras que la calabaza para hacer dulce parece que ya no es muy tradicional porque solamente están en 9% de las casas.

El reporte de Kantar también señaló que 65% de los mexicanos asegura que prefiere el consumo de marcas en el día a día, pero eso se intensifica cuando se celebran festividades nacionales como esta.

Los productos que más están presentes en los hogares mexicanos, y también en las ofrendas, son pan, tortilla, cerveza, refrescos y botanas, informó la consultoría.

Se vende por millones

Hay varias recetas, pero, en general, el pan de muerto se elabora con una masa que se deja fermentar por más de 24 horas y se acompaña con huevo, harina, mantequilla, azúcar y ralladura de naranja natural.

De acuerdo con información de la cadena de supermercados Soriana, su área de panadería prepara aproximadamente más de 2 millones de piezas durante toda la temporada que empieza el 14 de agosto, registrando del 31 de octubre al 2 de noviembre el mayor pico de ventas, las cuales terminarán el próximo domingo 3.

Hoy, en México hay diferentes tipos de pan de muerto, y tan solo en este cadena se ofrecen, además del clásico, “sabores” como ajonjolí, relleno de dulce de leche y de higo.