El gobernador, Miguel Barbosa Huerta, pidió que el nuevo titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE) ejerza su función sin corrupción y que no ocupe este cargo como un garrote político o de amenaza en contra de los 300 entes públicos fiscalizables.

En conferencia de prensa, dijo que no tuvo injerencia respecto a la terna que se propuso en el Congreso del Estado, pues es un asunto que solo los 41 legisladores y legisladoras deben resolver pues así lo manda la ley.

“Yo no he aceptado ninguna petición de diversos aspirantes de auditor superior del estado, para no provocar ningún tipo de interpretación, ni generar favoritismos ni nada, es un tema del Congreso no es un tema mío, conozco a muchos”, dijo.

En este orden, refirió que conoce algunos de los aspirantes, pero ninguno es su recomendado, ya que quien ocupe este lugar debe cumplir los requisitos que marca la ley y ser una persona preparada, así afirmó que las filtraciones en medios de comunicación forman parte de la vida política, pero no significa que él interfiera.

“Independencia, autonomía y legalidad en su desempeño y no como ha ocurrido en otros tiempos con dolos políticos, como garrote político, amenazas a diferentes instancias, no puedo decir más este es otro momento en la vida pública del estado, otro momento. Yo no admito ninguna, lo que dijeron de derechos humanos que había sido mi asesor en materia electoral, yo no conocía hasta cinco días posteriores a que llego a su cargo”, dijo.

En la terna que ahora se vota en el Congreso del Estado se ubican Francisco Romero Serrano, Juan Carlos Diaz Carranza y Salvador Sánchez Ruanova.