Entre las penumbras de la madrugada del 14 de diciembre de 2018, Martha Erika Alonso, tomaba protesta como gobernadora de Puebla y lo hacía en la sede del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) ante la incertidumbre política que vivía Puebla, tras acusaciones de fraude.

Vestida de negro, como un presagio de lo que venía , en el primer minuto de aquel día a la medianoche, levantaba la mano al lado del titular del TSJ Héctor Sánchez Sánchez y el ya ex gobernador Antonio Gali.

Poco más de una hora después hacía lo mismo a su gabinete en la sede del gobierno en el Centro Integral de Servicios (CIS).

Lo hacía así, en medio de la noche, para evitar manifestaciones y protestas, luego de una controvertida, larga y desgastante lucha en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), contra Miguel Barbosa, quien alegó un fraude en las elecciones, estigma que jamás se quitaría.

Nadie esperaba el desenlace que tendría diez tan solo días después, con la muerte de la gobernadora, al lado de su esposo Rafael Moreno Valle y tres tripulantes, al caer el helicóptero en el que viajaban a la Ciudad de México a pasar la navidad.

Ahora un año después, este domingo, tras el vuelco de la historia, el gobernador del estado de Puebla, Miguel Barbosa Huerta, entregará un informe de labores, de la gestión que arrancó aquella madrugada del 14 de diciembre de 2018, como lo marca la ley.

El informe 

En el informe que entregará el gobernador Barbosa Huerta, se destacará sobre todo, que se acabaron  el estado de privilegios y ahora se ha incluido a quienes menos tienen, en franca comparación al morenovallismo.

Será un gobierno austero, aseguró el titular del Poder Ejecutivo, donde resaltará  sobre todo, las acciones realizadas desde el 1 de agosto, fecha en la que tomó posesión del cargo.

Desde hace unos días, el mandatario poblano adelantó que el informe se entregará por escrito al Congreso local en formato digital, para evitar altas erogaciones en impresiones.

“Nunca pagaré un spot a nivel nacional, son carísimos, solamente los que tienen que ver con redes, medios locales. El informe es a los poblanos, yo no quiero otro cargo fuera de Puebla”, señaló al afirmar que será austero.

En uno de sus promocionales, una voz narra que durante años hubo desigualdad en el estado y privilegios para pocos, pero asegura que ahora hay inclusión de los más desfavorecidos.

Desde el domingo anterior, en las redes sociales, Luis Miguel Barbosa Huerta publicó un video promocional de su informe con el siguiente mensaje:

“Este gobierno trabaja por y para todos, se acabaron los tiempos en los que los gobiernos buscaban conservar los privilegios para unos pocos mientras la mayoría vivía en la pobreza #1erinformeMiguelBarbosa”.

Sin derroches

Ahora por diversas razones, el gobernador Miguel Barbosa Huerta, solo enviará por escrito al Congreso del Estado  el informe de labores y en enero del 2020 hará un acto público y protocolario. Además, anticipó que promoverá una reforma constitucional para que su informe sea durante la segunda quincena del mes de septiembre.

Explicó que firmará un escrito dirigido a la presidenta de la mesa directiva del Poder Legislativo estatal, Josefina García Hernández, así como al presidente del Congreso del Estado, Gabriel Biestro Medinilla, para hacerles saber qué hará llegar de este modo el documento.

Las razones de lo anterior, expuso, es que es atípica la fecha que se prevé para que el mandatario estatal rinda su informe, porque de manera natural, esto debe ser cuando inicia un año legislativo, no en el cierre de un periodo ordinario y fiscal, más aún cuando los temas legislativos son muy abundantes en el Congreso, requiere de la construcción de acuerdos y la llegada del titular del Poder Ejecutivo estatal mueve un poco los acuerdos que se están construyendo.

Ante esas razones se enviará el informe por escrito y en enero se hará un acto público y protocolario.

Desde días antes ya había anunciado que no tendría difusión nacional, sino solo a nivel local, a diferencia de lo que sucedía en administraciones pasadas, cuando había “derroche de dinero”.

En entrevista la semana pasada, Miguel Barbosa, señaló que se pretende es dar a conocer las acciones ejecutadas durante el poco tiempo que lleva de gestión.

La difusión del acto será a través de memorias a los asistentes, no formatos “que sirvan como tabiques”, pues se dará una tarjeta electrónica donde los ciudadanos encontrarán las actividades realizadas en las dependencias del gobierno estatal, adelantó el gobernador.

“Nunca pagaré un spot a nivel nacional porque son carísimos, solamente los que tienen que ver con redes y medios locales, el informe es para los poblanos, yo no quiero otro cargo fuera de Puebla, el informe será en un formato no caro y sin impresión”, aseguró.

La llegada

Tras la turbulencia luego de la muerte de la gobernadora Martha Erika Alonso Hidalgo el 24 de diciembre de 2018 junto con el senador y ex mandatario estatal, Rafael Moreno Valle, el 21 de enero de este año, el Congreso de Puebla nombró como gobernador interino al priista Guillermo Pacheco Pulido.

Casi al mismo tiempo, el Congreso de Puebla convocó a elecciones extraordinarias diez días después del nombramiento del gobernador interino, para el 2 de junio.

Sin nubarrones en el horizonte, Barbosa Huerta, se convirtió en el amplio favorito para repetir candidatura, al estar muy arriba en las encuestas.

Pero su inclusión en la boleta también se trató de dinamitar, al grado de que el 27 de febrero, Martha Hidalgo, madre de Martha Erika Alonso, le escribió una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador, para evitarlo.

Pero la solicitud pasó al olvido de manera rápida, para que el 20 de marzo, Miguel Barbosa se registrará nuevamente como candidato ante el Instituto Nacional Electoral (INE).

Ahora la contienda fue muy distinta, al ser el amplio favorito, además de que enfrentaría a Enrique Cárdenas, quien después de fracasar en su intento de ser candidato por Morena, buscó serlo de manera independiente.

Pero también el ex rector de la Universidad de las Américas, fracasó al reunir apenas 24 mil de 124 mil firmas que necesitaba para ser abanderado.

Sin embargo, al no haber perfiles, los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), lo mandaron de candidato contra su viejo conocido, Luis Miguel Barbosa.

Fue así como finalmente el pasado 2 de junio Miguel Barbosa Huerta venció al convertido panista y al priista Alberto Jiménez Merino. De este modo, desde el 1 de agosto de 2019, se cumplió el objetivo de gobernar Puebla, encargo que terminará el 14 de diciembre de 2024.