Tres parklets móviles costaron 298 mil 293 pesos a la Secretaría de Movilidad, con ese tipo de estructuras los ciudadanos recuperarán los espacios públicos, los equipos de convivencia se localizan en Los Sapos, Barrio de Analco y 3 Oriente.

El concepto de la presente gestión es similar al generado por la anterior administración municipal de Luis Banck Serrato a través de la Gerencia del Centro Histórico a cargo de Sergio Vergara Berdejo.

La responsable de la dependencia, Alejandra Rubio Acle, precisó que ese tipo de áreas al ser fabricados de madera, materiales livianos y su diseño representan parques o jardines públicos que en primera instancia captan la atención de los transeúntes.

Priorizó que son los visitantes quienes más usan los parklets por la temporada de las fiestas decembrinas, pero espera que con el transcurso del tiempo sean usuarios poblanos, los que se “apropien” de las estructuras a cualquier hora del día, pero principalmente al momento de la comida para convivir.

Universitarios generan, espacios 

Las estructuras desarrolladas por estudiantes de diferentes universidades poblana, valoró se notarán más durante los 12 meses del siguiente año y se instalarán en diferentes sectores del Centro Histórico alcanzar media docena.

La llamada “apropiación” del espacio público que deberán realizar los ciudadanos, insistió será reforzada por el interés que se vaya sumando para crear más unidades de este tipo.

Refrendó que la secretaría cuenta con algunos recursos económicos que tienen la posibilidad de incrementarse si llegan a participar más universidades.

En ese marco, puntualizó que la meta no es retirar a las estructuras de convivencia que ya están y a las siguientes que se instalarán, sino hacer un factor común con ellas para que la población se apodere del Centro Histórico.

Al referirse al proyecto que comenzó a detonar el anterior gobierno, Rubio Acle acentuó que únicamente se trató de una prueba piloto y el programa de esta administración será permanente.

Bajo ese panorama, advirtió que cada unidad de convivencia tiene un aforo para recibir hasta 20 personas al mismo tiempo, sin ningún inconveniente.

Aplaudió que los parklets no contaminan la atmósfera ni los espacios adyacentes que ocupan por ser fabricados con  materiales reciclados y naturales.

Este tipo de estructuras, apreció, permiten aprovechar el espacio público con el fin de generar lugares de convivencia para la población en general, además de pretender ganar perímetros para los ciudadanos y aprovechar ese espacio público que fue invadido por propietarios de unidades motoras para transformarlos en estacionamientos privados.