Por su inmenso colorido y diversos tamaños, las piñatas de cinco y siete picos, son una de las joyas que no pueden faltar en convivios navideños, principalmente en las posadas.

En entrevista para Intolerancia Diario, artesanos y comerciantes del mercado del Carmen explicaron que es a finales de septiembre cuando se comienzan a fabricar estos artículos.

Comentaron que este año las ventas se han visto afectadas, sin embargo las familias poblanas hacen el esfuerzo por continuar con la tradición de romper la piñata y llevarse dulces por montón.

¿Cuántas piñatas rompiste este 2019?