Los regidores de la comisión de Patrimonio y Hacienda, además de sus pares que no pertenecen, pero pueden participar, prendieron su pasión al rojo vivo, durante las comparecencias de secretarios y directores de diferentes dependencias, cuando los funcionarios trataron de explicar la denuncia del supuesto subejercicio de mil 200 millones de pesos y el ejercicio de los recursos del año fiscal 2019.

La titular de la Secretaría del Bienestar Social, Marcela Ibarra Mateos, dijo que únicamente la dependencia a su cargo regresará 124 mil pesos a la Federación.

Destacó que tiene 64 millones de pesos comprometidos del presupuesto 2019, pero que hasta que se terminen las obras o programas puede pagar.

Pero el secretario de Infraestructura y Servicios Públicos, Israel Román Romano, indicó que regresará 3.2 millones de pesos no autorizados porque el gobierno estatal determinó enviar el recurso a la Secretaría del Bienestar.

La mecha comenzó a arder cuando se escuchó que al cierre del año previo, Infraestructura no ejerció 483 millones de pesos, recursos que serán utilizados para el pago de obras y a proveedores antes del 31 de marzo conforme a las reglas para no devolver el dinero a la Federación.

Durante la sesión indicó que 3.2 millones de pesos regresaron a las arcas de la Federación y 44 millones de pesos fueron economías, a disposición del Ayuntamiento para la Secretaría del Bienestar.

Pero cuando trató el  tema que anunció en el 2019 con bombos y platillos, de la construcción del Parque Bibiloteca, obra principal de Claudia Rivera Vivanco en el primer año de administración, los regidores se calentaron porque al funcionario se le ocurrió mostrar una foto donde se ve un terreno sin nada.

En ese marco, Marta Teresa Ornelas Guerrero exigió una explicación del proyecto del Parque Biblioteca, debido a que de última hora la obra tuvo un incremento de cinco veces su costo.

Recordó que la pomposa obra pasó de seis millones de pesos a 30 millones de pesos de inversión, pero no se ve nada.

José Israel Romano admitió el atraso en la construcción del Parque Biblioteca; pero dijo que estará concluido en los próximos  días antes del uno de febrero; “sí hay un atraso en la obra, pero se firmó un convenio que vence el 28 de enero para que nos entreguen al 100 por ciento los trabajos".

Los reclamos se acentuaron con el famoso Bachero Exprés y hasta lo retaron a presentar su renuncia por qué según el expanista, ahora morenista, Roberto Elí Esponda Islas, el secretario de Administración, Leobardo Rodríguez Juárez, licita y paga a constructoras de ese programa. Pero Román Romano, reviró, a asegurar al responsable es él y no otras personas.

La panista Luz Rosillo demandó información clara sobre quién realmente maneja el programa de bacheo de calles debido a la opacidad del programa Bachero Expres; advirtió que si el secretario no se deslinda del uso del recurso del 2019, puede existir graves consecuencias en su contra.

Pero, el calor llegó a su punto máximo, cuando Libertad Aguirre Junco explotó en contra de María de Lourdes Rosales Martínez titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana porque no se presentó, lo que consideró una falta de respeto, pero porque tuvo regresar 17 millones 576 mil 748 pesos que iban a ser destinados a la compra de cuatro mil 140 kits de alerta vecinal.

La directora administrativa de la SSC, Maribel Recinos, indicó que el 6 de diciembre previo se remitió la requisición definitiva con fallo del 19 de diciembre, pero por falta de tiempo no se logró la compra de ese material y se volverá a solicitar.

Ante ese panorama, Aguirre Junco, pidió que por vergüenza Rosales Martínez presente su renuncia de forma inmediata.

Enrique Guevara Montiel lamentó la situación, al recordar que la inseguridad en territorio municipal va a la alza y no es percepción.

El Tesorero Armando Morales Aparicio reiteró que los 17 millones de pesos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana se usaron para pagar la deuda de 41 millones de pesos y asume la parte que le corresponde.