Una organización estadounidense sin fines de lucro movió su Reloj del Apocalipsis más cerca que nunca antes a la medianoche. El proyecto fue oncebido para permitir al mundo una manera fácil de medir la posibilidad de una catástrofe mundial, provocada por el hombre.
   
El Bulletin of the Atomic Scientists (Boletín de Científicos Atómicos) con sede en Chicago, que mantiene el Reloj del Apocalipsis desde 1947, anunció hoy que ajustó el reloj para pasarlo de dos minutos para la medianoche a 100 segundos para la medianoche.
   
La decisión de hacer avanzar la hora del reloj es tomada por la junta de ciencia y seguridad del boletín en consulta con su junta de patrocinadores que incluye a 13 ganadores del Premio Nobel.
   
El reloj fue ajustado en 2017 para ubicarlo a dos minutos y medio para la medianoche y fue adelantado a dos minutos para la medianoche en el 2018. En el 2019 no se movió.
   
"Ahora estamos expresando en segundos, no en horas ni en minutos, lo cerca que está el mundo de una catástrofe. Esto es lo más cerca que hemos estado del juicio final en la historia del Reloj del Apocalipsis", dijo Rachel Bronson, presidenta de Bulletin of the Atomic Scientists.
   
Los científicos citaron las armas nucleares, el cambio climático y la desinformación basada en el espacio cibernético como los factores que han agravado la emergencia.
   
"Desde la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París y del acuerdo nuclear de Irán hasta el estancamiento en las conversaciones de desarme nuclear y la división en el Consejo de Seguridad, nuestros mecanismos de colaboración están siendo socavados cuando más los necesitamos", dijo el exsecretario general de la ONU Ban Ki-moon.
   
Los científicos pidieron a los líderes de Estados Unidos y Rusia volver a la mesa de negociaciones para reanudar las conversaciones sobre los arsenales nucleares y de misiles. También exhortaron a los países del mundo a comprometerse de nuevo con el objetivo de temperatura del acuerdo de París sobre el clima.
   
En 1953, después de las pruebas estadounidenses y soviéticas de la bomba de hidrógeno, el reloj llegó a las 23:58. Al final de la Guerra Fría en 1991, la hora volvió a las 23:43, el punto más alejado de la catástrofe.
   
"Ahora enfrentamos una verdadera emergencia, un estado totalmente inaceptable de los asuntos mundiales que ha eliminado todo margen de error y nuevas demoras", dijo Bronson.

Con información de Xinhua.