Ante la sugerencia del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta sobre la asociación de elementos de los cuerpos policiacos medios y rasos con delincuentes, la titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), María de Lourdes Rosales Martínez negó que los mandos de la corporación estén vinculados con el crimen, pero abrió la puerta para dar en de baja a efectivos si llega a comprobar alguna actitud delictiva.

Durante una visita fugaz a Palacio Municipal, Rosales Martínez, después de la firma de seguridad convenio de coordinación institucional y participación social para reducir la violencia y la delincuencia en Puebla con alcaldes de la zona metropolitana, signado esta tarde en Casa Aguayo, recordó que la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco desde el primer día se comprometió a erradicar cualquier acto de corrupción en las filas de la SSC.

Acentuó que todos los casos comprobados donde se han visto involucrados los municipales sin titubear se les dio de baja de la SSC.

La depuración en la corporación, anunció, continuará por ser un trabajo permanente y preventivo como se establece en los controles del gobierno federal con todas las personas que trabajan en campo de las diversas corporaciones sin pasar de largo a mandos medios y a los propios responsables de las secretarías de seguridad existentes en territorio nacional.

Reiteró estar preparada para cambiar a los mandos y a todo el personal de la SSC poblana si llega a identificar que incurren en cualquier acto al margen de la ley.

Hasta el momento, valoró, no tender al seno de la dependencia a su cargo casos de policías desleales con la población o en procesos de desarrollos de investigaciones por estar vinculados con mafiosos o señalados por actuar al margen de la ley.