El defensor del agua y de la tierra, Miguel López Vega, fue liberado la noche de este miércoles 29 de enero, después de ser aprehendido el pasado viernes 24 de enero, acusado de impedir la obra del corredor Huejotzingo. Entre sus primeras declaraciones al salir del Cereso, aseguró que sí fue un preso político.

Agregó que todavía no sabe si va a proceder en contra de quienes ordenaron su detención, lo que será revisado con sus abogados, para tomar una decisión fundada, "está pesado estar en este lugar y no se puede dormir en un lugar tan pequeño".

 

 

Aseveró que seguirá en la lucha por la Defensa de la Madre Tierra y reiteró que no pueden dejar que los intimiden ni le metan miedo, "los que deben estar aquí, son quienes están asesinando, los que están matando nuestros ríos y nuestros árboles".

También, dijo que las empresas del corredor Huejotzingo, son las que deben ser llamadas a rendir cuentas, porque llevan más de 5 años que generan contaminación en los mantos acuíferos, "exigimos que se pare la obra, que se investigue la obra y que castiguen a esas empresas y saber qué tipo de materiales se desechan".

López Vega, reconoció que al interior de la cárcel, tuvo miedo de su integridad, pero también reconoció que no fue golpeado y que todo el proceso se hizo de acuerdo con lo que establece la ley.