La psicóloga Araceli Aldave Reyes, coordinadora de la organización Bienestar Social, advirtió que de acuerdo a entrevistas realizadas a alumnos del nivel básico que estudian en escuelas del centro de la capital, uno de cada diez dice que quiere ser “narco”, lo que es una alerta, ya que se muestra la influencia de la violencia.

En entrevista señaló que los menores con los que ha trabajado en talleres, pertenecen a distintos niveles socioeconómicos, y de acuerdo a lo que han señalado en las entrevistas, es que les gustaría tener los autos, las casas, el lujo que presuntamente tienen quienes se dedican a la actividad ilícita.

La especialista dijo que es un llamado de alerta para padres de familia principalmente a fin de que pongan atención en lo que ven sus hijos en la televisión, redes sociales, ya que para ellos quienes están dedicados al narcotráfico son un modelo a seguir en el futuro.

Precisó que las series televisivas han tenido mucho que ver por los prototipos que se ven en televisión, algo que pueden tener fácilmente.

Dijo que en uno de los casos ubicados en las escuelas, está el caso de un niño que dibujaba capillas, personas estranguladas que las había matado, además lastimaba a su mascota.

Aldave Reyes señaló que si el menor no es atendido, y llega a probar una droga por curiosidad, ya se convierte en un riesgo para la sociedad.

En entrevista indicó que una de las peticiones es que en Puebla sea creado el Instituto Estatal contra las Adicciones, una vez que las estadísticas indican que Puebla se encuentra en el segundo lugar  con menores de edad que son atendidos en los Centros de Atención Primaria de las Adicciones.

Insistió en que se trata de adolescentes de 12 a 17 años los que son tratados en los centros, siendo un mayor número de mujeres las atendidas, por ello la importancia de llegar a la prevención.

La psicóloga señaló que una de sus propuestas es la prevención, en tres niveles para atender las adicciones, que ya afectan a niños desde los diez años.

Respecto a los jóvenes en universidades, expresó que a mayor poder adquisitivo, el riesgo de adquirir drogas aumenta, agregando el problema de la desintegración familiar.

Comentó que hay que llevar a cabo campañas de orientación para que la sociedad se de cuenta del daño que causa su consumo.

El tema de la marihuana en el Congreso

Por otra parte en el Senado de la República se encuentra la discusión para la legalización de la marihuana para usos lúdicos.

El Centro de Integración Juvenil en Puebla aseguró que de 1990 a la fecha, el consumo de la marihuana ha incrementado, lo cual al liberarse agravaría la situación de adicciones en los jóvenes.

El organismo señala  que el problema de la legalización gira entornó a la disponibilidad, accesibilidad y abaratamiento de costos, lo cual haría más accesible esta droga en menores de edad.

De acuerdo con el centro,  el problema radicaría principalmente en la etapa del joven -de entre 15 y 19 años- que es el punto de su vida con más rebeldía y problemas en familia, pues aseguró es el periodo en que el joven no cuenta con la capacidad mental  en relación a su madurez psicológica, para decidir sobre su consumo.

Además, considera que a mediano plazo, el consumo excesivo de la marihuana provoca daños a la salud que se vuelven irreversibles por los compuestos que contiene por su tipo den elaboración.

“La marihuana  está compuesta por tetrahidrocannabinol a parte de los 400 compuestos químicos que tiene, pero  a aparte de ese tetrahidrocannabinol sabemos que hay 66 tipos de cannabinoides que impactan en el sistema nervioso central, y esto hace que la marihuana este catalogada como un alucinógeno, porque es un depresor y un desorganizador del sistema nervioso central”.