Este lunes, el Congreso de Nuevo León aprobó por unanimidad reformas a la ley y con ello, que el delito de feminicidio sea catalogado como grave en el estado.

La iniciativa, propuesta por la diputada de Movimiento Ciudadano, Karina Barrón, expone reformas al artículo 18 de la Constitución Estatal en la que detalla que aquel que resulte responsable por asesinar a una mujer no tendrá derecho a fianza y deberá enfrentar el proceso tras las rejas.

La legisladora explicó que a aprobación de estas reformas fueron posibles mediante segunda vuelta para que “todo agresor tenga, o aquella persona que sea la pareja o posible sospechoso de feminicidio, tenga su proceso dentro de prisión”.

Karina Barrón destacó que de los delitos de feminicidios registrados en la entidad, sólo el 20 por ciento se resuelven, esto, porque en la mayoría de las ocasiones, el o los agresores huyen del país.

La legisladora aseguró que las reformas pretenden hacer justicia a todas mujeres que perdieron la vida en la entidad a causa de algún crimen de género.

En los dos meses de 2020, Nuevo León es el primer lugar nacional en feminicidios con ocho casos, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).