Ante los reclamos de regidores por premiar con calificaciones inmerecidas a secretarios y a funcionarios del Ayuntamiento con 92 y 100 puntos, el coordinador del Instituto Municipal de Planeación (Implan), Gerardo Ríos Bermúdez advirtió que la metodología será cambiada.

Durante la sesión de Patrimonio y Hacienda, los regidores indicaron al titular del Implan que esas calificaciones pertenecen a otra galaxia porque existen secretarios como el de Gobernación, René Sánchez Galindo, que no dan una en su puesto como se corrobora en el número de ambulantes en las calles del Centro Histórico, zonas aledañas a hospitales, unidades habitacionales y en juntas auxiliares.

Pero, defendió, que desde el 2014 se usan los mismos valores de medición para los funcionarios del Ayuntamiento, pero ante la presión los regidores, ahora la calificación será un 50 por ciento programático y otro 50 por ciento financiero.

Los regidores, en voz de la priista Silvia Tanús Osorio destacó que no se puede calificar positivamente a secretarios y a funcionarios si no se muestra en qué gastan el dinero del presupuesto, que sigue en vilo por las malas prácticas de esos funcionarios que no saben cómo invertir el recurso en beneficio del pueblo.

Ríos Bermúdez advirtió que ahora cada trimestre se desarrollará un análisis en el cumplimiento de los programas y el último presentado, insistió, fue el total del 2019 previo donde todos los funcionarios y secretarios lograron alcanzar el 100 por ciento de sus metas.

Ya cada trimestre se hace una evaluación, indicó, luego el resultado se emite a Contraloría para que la autoridad fiscalice los términos de referencia.

“Lo que estamos proponiendo y está exigiendo la comisión, que no se ha hecho, no se ha manejado,  que se empate la parte financiera y programática", subrayó.

Especificó que la iniciativa se armonizará en sus resultados a la evaluación que se hace de forma tradicional para que todas las actividades calificables sean más precisas.

"No todos los componentes y actividades tienen una carga financiera, puede haber componentes que no requieran recursos para cumplirse. Esto es complicado a veces de entender".

La nueva forma de calificación o evaluadora comenzará el próximo martes 31 de marzo, pero previamente notificará los representantes de la Auditoría Superior del Estado (ASE).