La tarde de este jueves los familiares de reclusos del Centro de Readaptación Social (Cereso) de San Miguel se juntaron afuera del inmueble para exigir a las autoridades una explicación por la decisión de cancelar las visitas de martes a viernes hasta después del 20 de abril.

Los familiares pidieron al personal de seguridad del cereso, darles unos minutos para entregarles dinero y comida a sus internos, pese a sus peticiones, no les permitieron el acceso.

Mediante un comunicado colocado en el acceso del centro penitenciario se notificó este miércoles que las visitas de martes a sábado quedaban suspendidas y el acceso sería solo el domingo.

Ante ello, los denunciantes aseguraron que la comida que en el Cereso está mal estado y que los internos les despojaron de su dinero el lunes durante el operativo en la madrugada.

Al no encontrar solución, los familiares lamentaron las medidas del cereso, pese a cumplir con las medidas sanitarias aplicadas por la pandemia de coronavirus.