En los últimos días se han registrado intensos incendios forestales cerca del reactor nuclear de Chernobyl, que provocaron un aumento de la radiactividad 16 veces mayor de lo normal en la zona.

Tras tras los últimos informes que indicaban que el fuego se expandía muy cerca de los residuos radiactivos, sin embargo, según los últimos informes el fuego está bajo control.

"No hay fuego abierto, aunque aún queda un ligero ardor del suelo del bosque", aseguraron las autoridades en un comunicado que reproduce la BBC. Por su parte, Volodymyr Demchuk, un alto funcionario del servicio de emergencia de Ucrania, no obstante, detalló: "Estamos tratando de detener la propagación de varios puntos de fuego".

Los incendios, que comenzaron hace alrededor diez días, obligaron a realizar un megaoperativo que aún cuenta con tres aviones, tres helicópteros y más de 400 bomberos. Según informes oficiales, hasta ahora las aeronaves arrojaron 538 toneladas de agua sobre las llamas.

Por el momento, la radiación que desató el fuego no afectó a la ciudad de Chernobyl ni la de Kiev, sino que se mantiene en Vladimirovka, aldea que se encuentra dentro de la zona de exclusión de más de 2 mil kilómetros cuadrados y que fue evacuada después de la explosión de la planta nuclear, hace más de 30 años.

La radiación de fondo dentro y alrededor de la capital Kiev "está dentro de los límites normales", aseguró el mismo comunicado de las autoridades ucranianas.

Por su parte, Volodymyr Zelensky, el presidente de Ucrania, no se mostró ajeno al problema: "Estoy siguiendo de cerca la situación en la zona de Chernobyl. Estoy agradecido a los bomberos que hacen lo mejor que pueden", escribió en su cuenta de Twitter.

Con información de Clarín.