Las medidas de austeridad que implementará el Gobierno Federal para hacerle frente a la pandemia por coronavirus, contemplan el cierre de al menos 10 subsecretarías de Estado, la reducción del salario de funcionarios y la reubicación de oficinas, sin embargo, construcciones como la refinería de Dos Bocas o el aeropuerto tendrán una inyección de capital

De acuerdo con el presidente, Andrés Manuel López Obrador, las medidas tendrán una vigencia al 31 de diciembre de 2020, y se aplicarán para todo el Ejecutivo Federal, incluyendo los órganos autónomos, descentralizados, empresas de participación mayoritaria y fideicomisos públicos. 

El mandatario apuntó que el proyecto generará “eficiencia, honestidad y austeridad”, lo que permitirá aumentar el presupuesto para blindar los programas sociales y los proyectos prioritarios en 622 mil 556 millones de pesos. 

Esta propuesta quedaría plasmada en un decreto, la cual habría sido enviada a la consejería jurídica para su publicación, sin embargo hasta el momento dicho decreto no ha sido publicado en el Diario Oficial de la Federación. 

Sobre el funcionamiento de la administración pública, el proyecto contempla la eliminación de 10 subsecretarías, y aunque el mandatario no especificó cuáles desaparecerán, garantizó empleos y sueldos a quienes cambiarán de posición, además para ahorrar el costo de renta de inmuebles, se reubicarán a los trabajadores. 

La reducción de salarios de los altos funcionarios –pese a que ya había sido anunciada- será del 25 por ciento, pese a que se esperaba que este fuera apenas del 5.12 por ciento, además se extingue el aguinaldo en el sector público. 

Además las acciones y el gasto del gobierno con excepción de proyectos emblema, es decir, el aeropuerto de Santa Lucía, el Tren Maya y la refinería de Dos Bocas, no dejarán de trabajar, ya que fueron considerados actividades esenciales, también se mantendrá la producción petrolera y la rehabilitación de refinerías. 

Con estas medidas, el presidente de México estimó que los beneficiados de estos recortes serán cerca de 25 millones de hogares “pobres y de clase media”, agregó que el confinamiento para servidores públicos se extenderá hasta el 1 de agosto. 

El programa contempla que, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) deberá realizar la entrega de particiones federales a los estados, pago de nómina y amortizaciones, además no se podrán usar recursos de fondos o fideicomisos. 

Las acciones

  • Blindarán programas sociales y obras con 622,556 millones de pesos.
  • Se cancelarán 10 subsecretarías, pero garantizaron el empleo.
  • Recorte de salarios de altos funcionarios en 25 por ciento.
  • Hasta el 1 de agosto termina la cuarentena de burócratas.
  • La SHCP entregará las participaciones federales a los estados.
  • Fondos y fideicomisos no podrán utilizados.