El proyecto Cola de Lagarto se refiere a una zona para la realización de conciertos, que nada tiene que ver con recintos feriales, aclaró el gobernador, Miguel Barbosa, quien anunció que serán investigadas algunas autorizaciones irregulares que concedió el ex gobernador, José Antonio Gali Fayad.

"Cola de Lagarto es una zona de conciertos y el tema de un campo de golf es de unos privados que recibieron la autorización en la época de Tony Gali, no en este gobierno, éste gobierno en todo caso podrá revisar si reúne los requisitos que la ley establece, pero nada tiene que ver con ese desarrollo privado", dijo.

El mandatario local detalló que Cola de Lagarto es la punta de todo una reserva en donde hay tres propiedades: la que corresponde a esos privados, la que corresponde al gobierno del estado y una propiedad que esta en disputa entre una familia de origen alemán y otra de origen español "se quisieron colgar intereses inmobiliarios del morenovallismo para hacerse de esa propiedad y desarrollar un esquema inmobiliario", explicó.

El mandatario estatal informó que por el momento no hay licitaciones para la construcción de esta zona de conciertos, uno de los proyectos más importantes que realizará en su gestión y que se iniciará este año, pues es parte del Plan de Rescate Económico.

Abundó en que habrá ajuste en las finanzas públicas, ya que ante la pandemia del coronavirus se desploman los ingresos, desde la recaudación propia, la federal, incluso las remesas. 

"Vamos a ver cómo quedamos, después de que terminemos esto, claro que no van a terminar intactas (las finanzas) y tenemos que revisar todo para poder hacer caminar las cosas. A nivel nacional no hay remesas, los temas de petróleo quedan resueltos por medio de las aseguradoras (...) no hay recaudación tributaria, las cosas estan complicadas", dijo el jefe del Poder Ejecutivo.

No obstante, dijo que su administración realiza un manejo responsable de los recursos, incluso ya planea la reserva de 2 mil 500 millones de pesos para el pago de pensiones, pues de lo contrario habrá un grave problema en este tema, producto de los malos manejos financieros que realizaron las pasadas administraciones.

"El Gobierno del Estado tiene que inyectarle a las pensiones 2 mil 500 millones de pesos para el pago de pensiones porque los gobiernos anteriores no le inyectaron nada, porque se olvidaron de todo, porque patearon el bote", explicó el gobernador.

Por otra parte, convocó a los presidentes municipales a reforzar la captación de impuesto predial, ya que con esos recursos propios resolverán diferentes asuntos en las demarcaciones sin la necesidad de solicitar créditos o la intervención del Gobierno del Estado.