Este 2020, los festejos conmemorativos por la batalla del 5 de mayo tuvieron que ser cancelados, ante la pandemia de coronavirus que azota a México y el mundo. En Puebla, no se realizó el tradicional desfile, los poblanos no acudieron a la feria, no hubo presencia de gente en la zona de los fuertes, ni el bulevar 5 de Mayo lució repleto de sillas y gradas como es costumbre. 

El desfile, que se realiza desde 1953, suma dos ocasiones en las que no se puede llevar a cabo, la primera vez que ocurrió fue en 2009, cuando México enfrentaba la contingencia sanitaria por la influenza H1N1, en aquel entonces, el gobernador Mario Marín Torres, determinó la cancelación del evento. 

Este martes, en la zona de los fuertes, el gobernador del estado, Miguel Barbosa Huerta encabezó una ceremonia conmemorativa del 158 aniversario de la batalla de Puebla, en la que estuvieron presentes únicamente 27 integrantes en el presídium, para así cumplir con las medidas sanitarias.

El mandatario recordó que Puebla fue sede de la batalla del 5 de mayo de 1862 porque “nuestra ciudad siempre fue un centro de poder cultural, social y no podía el ejército francés avanzar a la capital de México sin dominarla (…) Esa es la condición y la importancia de Puebla en nuestro país”, apuntó.

En el evento, Idelfonso Bonilla Iglesias, miembro del comité de descendientes del Sexto Batallón de la Guardia Nacional de 1862, resaltó que esta gesta heroica dio paso a una restauración de la República con un amplio sentido de conciencia nacional.

Migrantes de quedan sin verbena

Además de Puebla, en Estado Unidos, cientos de migrantes se reúnen cada 5 de mayo para festejar a lo grande la victoria del ejército mexicano sobre el ejército francés, a esta celebración se unen no solo nuestros homólogos, incluso participan estadounidenses. 

En este sentido, mientras que para los mexicanos representa la victoria del general Ignacio Zaragoza, para los norteamericanos se trata más bien de un homenaje a la cultura mexicana en la Unión Americana. 

Durante esta verbena, se pueden ver decenas de negocios que ofrecen comida tradicional mexicana, artesanías, banderas de nuestro país y hasta máscaras de lucha libre.