El pasado 2 de mayo, las autoridades de Pittsburg, Estados Unidos, fueron alertadas sobre la muerte de un científico en su casa.

De acuerdo con la NBC, el estudioso muerto fue identificado como Bing Liu, oriundo de Singapur y que se había dedicado estos últimos meses a estudiar el coronavirus; días antes de morir aseguró que estaba cerca de tener 'descubrimientos importantes'.

Lui era investigador en la Universidad de Pittsburgh y, se presume que fue asesinado por un compatriota suyo, Hao Gu, quien también terminó muerto por sufrir heridas de bala.

Bing Liu fue especialista en informática por la Universidad Nacional de Singapur y fungía como profesor asistente en el departamento de Biología computacional y de sistemas en la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh.

La NBC señaló que el científico y su equipo de trabajo estaban cerca de tener un descubrimiento significativo para comprender los mecanismos celulares que subyacen a la infección por SARS-CoV-2 (coronavirus) y la base celular de las complicaciones siguientes.

Por su parte, la universidad informó que continuará con los esfuerzos del investigador para completar su tarea, en homenaje a su excelencia científica y dedicación a este tema complejo.

De acuerdo con el Departamento de Policía, la muerte de Liu y Gu pudo ser por "una larga disputa".

"No hemos encontrado evidencia de que este trágico evento tenga algo que ver con el empleo (de Liu) en la Universidad de Pittsburgh y la actual crisis de salud que afecta a EU y al mundo".

Las autoridades señalaron que, debido a que los involucrados no son estadounidenses, la revisión de este departamento fue enviada a autoridades federales.