De acuerdo con una nota del medio norteamericano The New York Times, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), no informa miles de muertes causadas por el coronavirus en la Ciudad de México.

El rotativo norteamericano destacó que el gobierno federal ignora a los funcionarios que han contado en la capital al menos tres veces más la cantidad de fallecimientos que se reconoce públicamente.

La nota titulada "Cifras ocultas: México desatiende ola de muertes en la capital", el rotativo señala que las tensiones por este tema llegaron a un punto crítico en las últimas semanas.

En ese marco, informó que la Ciudad de México alertó repetidamente de las muertes al gobierno federal buscando que se haga público el verdadero estrago del virus en la capital del país, hecho que no ha sucedido.

Médicos de los hospitales de la CDMX han denunciado al medio de Estados Unidos que se está ocultando al país la realidad de la epidemia, pues señalan que en algunos nosocomios los pacientes yacen en el suelo, tendidos sobre colchones.

Dos mundos distintos

“Es como si viviéramos nosotros los doctores en dos mundos distintos, uno es dentro del hospital, donde los pacientes están muriendo y están muy graves”, dijo Giovanna Ávila, quien trabaja en el Hospital de Especialidades Belisario Domínguez.

En ese marco, funcionarios de Ciudad de México han tabulado más de 2 mil 500 muertes por el coronavirus y enfermedades respiratorias graves que los médicos sospechan que están relacionadas con Covid-19.

Pese a ello, el gabinete de AMLO muestra sus 'otros datos' y expone que son alrededor de 700 decesos en el área metropolitana del país.

A nivel nacional, la Secretaría de Salud federal reporta menos de 3 mil muertes por el coronavirus, además de casi 250 que se sospecha están relacionadas, en un país con más de 120 millones de personas.

Ante dichos casos, los expertos coincidieron en que México cuenta con un panorama mínimo de la escala real de la epidemia porque está haciendo pruebas a muy pocas personas.

Mínima cantidad de pruebas

De acuerdo con la OCDE, solo 0.4 personas de cada mil en México se hacen la prueba del coronavirus, lo que implica estar lejos de la proporción más baja entre las naciones de la OCDE, que promedian unas 23 pruebas por cada mil personas.

El medio nortemaricano aseguró que las dudas comenzaron hace un mes, cuando la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, comenzó a sospechar que los datos federales y los modelos sobre la epidemia son defectuosos.

Expertos en materia de salud dicen que los cálculos federales de cuándo el país alcanzará su punto máximo, cuánto durará la epidemia y qué tan grave será el daño pueden no ser confiables.

“Si ese es el caso, y realmente no estamos registrando a todas esas personas que al final mueren, no estamos viendo la película completa. Estamos subestimando por mucho la magnitud de la epidemia”.

Decesos que no se registran

Algunas personas mueren por enfermedades respiratorias agudas y son cremadas sin que se les haga la prueba, dicen los funcionarios.

Otras fallecen sin haber sido ingresadas en un hospital y ni siquiera cuentan en las estadísticas de la capital del país.

La falta de información deja a muchos mexicanos con la sensación de que su país evitó los terribles brotes que afectan a naciones como Estados Unidos.

Hugo López-Gatell, funcionario de la Secretaría de Salud, quien ha ganado protagonismo al conducir conferencias de prensa nocturnas en las que asegura al público que las cosas están ocurriendo según lo planeado.

“Su modelo está equivocado, los casos sintomáticos y severos podrían ser significativamente mayores", dijo Laurie Ann Ximénez-Fyvie, doctora egresada de Harvard que trabaja en la UNAM.

Finalmente, todos coinciden en que casi ningún otro país del mundo ha habido una disminución rápida después de un pico como en México, lo que implica analizar seriamente las acciones hechas por el gobierno federal.