El subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, mencionó que, tras el final de la Jornada Nacional de Sana Distancia, anunciado para este 30 de mayo, las medidas higiénicas se deben implementar a la llamada nueva normalidad. Asimismo, señaló que no se descartan rebrotes, por lo que el regreso de las actividades cotidianas será evaluado constantemente. 

En el informe sobre el avance de la pandemia de Covid-19 en México, fueron reportados un total de casos acumulados de 40 mil 186, de los que permanecen activos 9 mil 378. Suman, además, 4 mil 220 defunciones, y hay otras 318 sospechosas.

Los contagios activos se concentran en la Ciudad de México, que cuenta con 2 mil 240, el Estado de México con 1244, Tabasco tiene 557 casos, Veracruz 514 y Baja California 430.

A la fecha, se reporta un 34% de ocupación hospitalaria, con 7 mil 924 camas de los 723 hospitales notificantes de la Red IRAG, mientras, aún hay una disponibilidad del 15 mil 86, de las previstas para atender la pandemia. 

López-Gatell reiteró que no se acabará la epidemia y hay riesgo de rebrotes, pues no se comporta de manera uniforme en todo el país. Por lo tanto, el achatamiento de la curva epidémica no significa que se dejará de presentar un crecimiento exponencial.

Indicó que no se deberán relajar las medidas de sana distancia, por lo que hasta el 30 de mayo siguen vigentes las acciones, tras el riesgo de que los aún casos activos propaguen la enfermedad o la reintroducción de casos de otros estados. 

Desigualdad en México ante la pandemia

López-Gatell explicó que el objetivo del gobierno fue cuidar la salud de la población, prioritariamente, así como el bienestar social, lo que implica una vida digna. 

Sin embargo, aclaró que la parte negativa de la Jornada Nacional de Sana Distancia, es que al reducir la movilidad se cerraron empresas y las personas con trabajos independientes, quienes viven al día, se vieron afectadas, por lo que “se buscó el mecanismo que mejor balanceara estos bienes públicos”.

Por lo tanto, dijo que el objeto de las medidas sanitarias no fue el sujeto, sino los espacios y las actividades que hacen que las personas salgan de casa, como el trabajo, la educación y la recreación.

López-Gatell señaló que se consideró inconveniente usar la fuerza pública, debido a la desigualdad social, pues las necesidades de las personas que viven al día y deben salir de casa son legítimas, pues “se viven realidades sociales muy diferentes en cada país”.