En la conferencia matutina de este martes, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado por la propuesta emitida el día de ayer por el dirigente nacional de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar, que señala facultar al personal del Inegi para ingresar a los inmuebles con el fin de medir la riqueza y reportar el patrimonio personal.

Ante ello, López Obrador consideró inconveniente e incorrecta la propuesta del dirigente nacional del partido político que él fundó, pues señaló que la obligación de reportar el patrimonio personal sólo corresponde a los funcionarios públicos.

En ese sentido, rechazó que el gobierno le otorgue facultades al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) para hacer estas acciones a la población.

En ese marco, AMLO consideró que en lugar de tomar la polémica propuesta, se puede trabajar a fin de combatir la desigualdad que registra el país.

"Para que no haya tanta desigualdad, lo mejor es que el gobierno ayude a que la mayoría de los mexicanos vaya escalando poco a poco, ascendiendo en la escala social”.

Por otro lado, también expuso que  tampoco es conveniente la ostentación y el derroche de recursos.

"Que se le baje al consumismo, las extravagancias, se disminuya la frivolidad. Que México sea un ejemplo de austeridad, de sobriedad, fraternidad, no de consumo de artículos de lujo, extravagantes”.

El titular del Ejecutivo afirmó que esto es un proceso que se tiene que dar paulatinamente, pues señaló que hay gente que tiene mucho dinero y es austera.

"Como decía (Salvador) Diaz Mirón, nadie tiene derecho a lo superfluo, mientras haya personas que carezcan de lo indispensable".  

En otro tema, AMLO aseguró que México es uno de los países donde se adquieren mayores cantidades de bienes de lujo en el mundo.

"No se puede imponer nada. Pero bueno que valgamos por nuestra integridad, principios. No por el lujo barato".

Finalmente, añadió que hay expertos que hablan de que no hay proyecto alternativo.

"Teníamos 30 años sin un plan de desarrollo propio. Apegado con la idiosincrasia de México, era aplicar recetas impuestas. Y que les estamos respondiendo que sí hay de otra".