En las últimas dos semanas, Brasil se ha puesto en el ojo del mundo al tener un incremento importante de infectados y muertos por coronavirus.

Pese al problema de salud pública que vive el país, su presidente, Jair Bolsonaro mantiene la postura de que el coronavirus es 'una gripita' y para muestra quedó la reunión que sostuvo este martes con dirigentes de los equipos de fútbol Vasco da Gama y Flamengo, con la finalidad de conocer las fechas para que vuelva el fútbol.

A través de sus redes sociales, el senador de Río de Janeiro e hijo del mandatario, Flavio Bolsonaro, mostró la imagen de los dirigentes con el presidente sin cumplir con alguna de las recomendaciones de salud.

Esta acción se suma a la ola de críticas que tiene el mandatario ultra conservador y derechista de Brasil, pues desde que se registró el primer caso de Covid-19 en el país, ha mostrado poco o nulo interés en atender el tema.

De acuerdo con las autoridades de salud brasileñas, el país suma mil 179 personas fallecidas en un solo día y llegó a 17 mil 971 muertes por el coronavirus, además de los 270 mil casos confirmados, siendo el tercer país del mundo con mayor cantidad de contagios.