A lo largo de la historia se han visto hechos de amor entre animales y humanos como el caso de Hachiko, el cual llegó a la pantalla grande y recalcó este lazo emocional.

Un nuevo caso de esta índole conmovió al internet luego de que se diera a conocer la historia de Xiaobao, que significa en chino, 'pequeño tesoro', un perro de Wuhan, China, quien desde hace tres meses espera afuera de un hospital a su dueño, un hombre jubilado que murió a finales de febrero por el coronavirus.

De acuerdo con RT en Español, el canino está día y noche en el vestíbulo del hospital Taikang de Wuhan añorando volver a ver a su amo, quien murió cinco días después de ser ingresado a causa del Covid-19.

La lealtad del perro, de siete años, ha conmovido a los trabajadores del centro médico, pues sin importar el clima, el perro se mantiene en el mismo sitio esperando a que su amo regrese.

Wu Cuifen, una mujer que dirige un supermercado en el edificio, aseguró a los medios locales que cuando se enteró que el dueño del perro había muerto, trató de alejar al canino lejos del hospital, pero fue en vano, pues siempre regresaba al nosocomio.

Por ello, prefirió cuidarlo de forma temporal y lo llamó Xiaobao, o 'pequeño tesoro'.

"Cada mañana, cuando abría, Xiaobao estaba allí esperándome. Me despedía al final de cada día".

Pese a la conmovedora historia, algunos pacientes mostraron su enojo por ver a un perro deambulando por el hospital, por lo que exigieron que fuera sacado del lugar.

Actualmente, las enfermeras se pusieron en contacto con una asociación protectora de animales de Wuhan, cuyos miembros ya cuidan a Xiaobao y están buscándole una familia que lo adopte.