Para todos los mexicanos interesados en generar su propia energía, a partir de la instalación de paneles solares en sus hogares o pequeños negocios, tendrán que cumplir con nuevos requisitos e incluso sus solicitudes podrían ser rechazadas. 

De acuerdo a la nueva política de confiabilidad para el sistema eléctrico publicada por la Secretaría de Energía (Saner) del pasado 15 de mayo, solicita una cantidad mayor de trámites, además que la interconexión dependerá de lo que determine la Comisión Reguladora de Energía (CRE) respecto a los términos de saturación de la red en cada región. 

Lo anterior, representa que, si el criterio del regulador de proyectos se ubica en una región considerada como “saturada”, no se otorgará el permiso para la instalación de estos dispositivos, reveló un análisis de la Asociación Mexicana de Energía (Asolmex). 

Este esquema, denominado de generación distribuida tiene la finalidad de incentivar el uzo de la energía solar en instalaciones que no tengan una capacidad mayor a 0.5 megawatts, las cuales no requerían –hasta hace poco-, un permiso de la CRE. 

Asolmex, explicó que hasta marzo pasado las inversiones en sistemas de generación distribuida era mayor a los mil 800 millones de dólares y se habían instalado 112 mil 660 proyectos, con una capacidad de casi 818 megawatts. 

Ahora, con la nueva política de la Sener, cualquier instalación de este tipo deberá presentar un estudio de interconexión debido a que existe además un límite en la capacidad que tienen las redes eléctricas a nivel regional, de zona o sistema que reporte el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), a la CRE, quien será la responsable de otorgar el permiso.