Los problemas sanitarios causados por el Covid-19 en el mundo se sumaron a los conflictos administrativos adanuales para mantener las mil pistolas paralizantes alejadas de las fronteras nacionales y de Puebla.

El concurso nacional se definió el 18 de diciembre previo, luego que el Comité Municipal de Adjudicaciones, aprobara la compra de mil unidades con corriente directa de 33KV 10% con dos arcos eléctricos para equipar a policías municipales. 

Meses atrás la titular de la Secretaria de Seguridad Ciudadana (SSC), María de Lourdes Rosales Martínez, indicó que aproximadamente en marzo entrarían en operación los teaser, que tienen la  meta de ayudar a los uniformados a  detener a los asaltantes, pero sin causar daños físicos como ocurre con las armas de fuego

Las autoridades explicaron en su momento que para la capacitación de los municipales se destinarían más 700 mil pesos para no causar daños colaterales a los bandidos porque aunque no son letales, sí se requiere de un manejo particular al  momento de seleccionar el blanco y no lastimar los derechos humanos de las personas.

Se dedicaron 30 horas de aprendizaje para los efectivos durante enero y febrero para que los policías puedan usarlas sin problemas cuándo las reciban.

Las mil pistolas paralizadoras tuvieron un costo de 30 millones de pesos direccionados a la firma Comercializadora Chitoobe S. A. de C. V. 

El 19 de diciembre previo, el titular de la Secretaría de Administración, Leobardo Rodríguez Juárez acentuó que la firma que entregará el millar de teasers a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, ganó el concurso nacional, al solicitar el pago más bajo por 30 millones de pesos, que representó un ahorro de nueve millones de pesos al Ayuntamiento.