Una enfermera del estado de Guerrero que se contagió de Covid-19 mientras laboraba en el Hospital Raymundo Abarca Alarcón, decidió suicidarse esta semana, pero antes de hacer esto, escribió mensajes en su perfil de Facebook en el que lamentó la indiferencia de las autoridades y de la sociedad frente a la pandemia de coronavirus.

La trabajadora de la salud fue identificada como María del Carmen Galeana, quien estaba en la primera línea de atención del área Covid-19, sitio en el que varios elementos han denunciado públicamente la falta de equipo médico especializado de protección.

De acuerdo con Proceso, la semana pasada, directivos del nosocomio ordenaron el aislamiento de María del Carmen junto a otras cuatro enfermeras, luego de que todas presentaron síntomas de Covid-19. 

El pasado 31 de mayo, María del Carmen optó por quitarse la vida dentro de su domicilio en la colonia Haciendita, al sur de Chilpancingo.

La enfermera escribió diversos textos en los que explicó el desgaste físico, mental y moral del sector salud para enfrentan la pandemia, incluso a costa de su vida.

“Si mañana no despierto quiero que sepan que no me mató el COVID-19, fui muerto por la indiferencia de gobiernos sucesivos que desproporcionaron negativamente los presupuestos de salud. Fui muerto por quienes hicieron a las regiones responsables de la priorización del gasto sanitario, dejándome sin los implementos para protegerse; fui muerto por la corrupción, por aquellos a quienes la ley no reconoce como traidores a la patria; fui muerto por la pobreza que no dejó que la gente siguiera tolerando la infinentena; fui muerto por el individualismo, el yo único, el dios propio, el centro del universo, por aquel que cree que nadie más importa”.

Dos días antes de morir, la enfermera escribió un fuerte mensaje para todos aquellos que no creen en la pandemia del coronavirus.

“Mientras los muertos no sean tus muertos, no entenderás la gravedad de lo que estamos viviendo. La sociedad sigue incrédula ante la situación por la cual estamos pasando, no, no son héroes sin capa, son personal de salud que día a día velan por tu familiar enfermo, que salieron de casa por que no tenían otra opción, todos trabajamos por necesidad, pero hay prioridades, ellos no podían suspender sus labores y se enfrentaron para cuidar, alentar y estar al pendiente al pie de la letra las recomendaciones para el paciente; en la facultad nos educaron para perseverar la salud de nuestros pacientes, no para dañar o empeorar”.

"Hablo por ustedes que no son capaces de cancelar su fiesta, que salen como si nada a la calle sin ninguna medida de prevención, que se hacen los chistosos con sus pedas caseras o banqueteras, que su cerebro no da para comprender que ahorita no se puede, no por uno mismo, si no por el otro, por tu familia. Necesidades todos las tenemos por igual, pero creo que la salud tiene prioridad”.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cuarentena y la pandemia por Covid-19 puede disparar hasta cuatro veces más los casos de suicidios en el mundo.