Durante su visita Centro Médico Militar Nacional Walter Reed en Washington, el presidente estadounidense Donald Trump usó una mascarilla, siendo la primera ocasión que el mandatario es visto en público con el tipo de protección facial empleado para evitar contagios de coronavirus.

Republicanos importantes, entre ellos el vicepresidente Mike Pence, respaldaron el uso de mascarillas al tiempo que el coronavirus se propagaba en verano.

Sin embargo, Trump se ha negado a usar cubrebocas en conferencias de prensa, sesiones informativas de la fuerza de atención al coronavirus, actos políticos y otros eventos públicos.

Personas cercanas a él han dicho a The Associated Press que el presidente teme que el cubrebocas lo haga parecer débil y le preocupaba que el usarlo cambie el enfoque a la crisis de salud pública en lugar de la recuperación económica. Las fuentes hablaron en condición del anonimato para describir asuntos privados.

Si bien no ha portado una mascarilla él mismo, Trump ha ofrecido mensajes contradictorios sobre su uso, reconociendo que sería adecuado usarlo en espacios cerrados donde la gente no pueda mantener un distanciamiento social pertinente. Pero al mismo tiempo ha acusado a los periodistas de usar cubrebocas con el fin de ser políticamente correcto y ha retuiteado mensajes que se burlan del demócrata Joe Biden por usar mascarilla e implicar que Biden luce débil.

Con información de AP.