Yuridia, una migrante mexicana relató su experiencia en un centro migratorio de Estados Unidos en el que se le practicó, sin su consentimiento, una histerectomía –extirpación de útuero– en el Centro de Detención para Migrantes del Condado de Irwin, en la zona rural de Georgia, Estados Unidos.

De acuerdo con New York Times, tanto ella, como otras 16 mujeres migrantes que, estando en el centro de Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), fueron sometidas a cirugías ginecológicas irregulares e innecesarias.

Yuridia, de 36 años explicó que poco después de llegar a este centro de migración, buscó a una enfermera porque le dolía una costilla, malestar causado por una agresión que sufrió por parte de su expareja justo antes de que la detuviera el ICE.

El personal médico envió a la joven a realizarse un examen médico a la oficina del doctor Mahendra Amin, quien ha sido descrito por funcionarios de ICE como el 'ginecólogo principal' del centro de detención.

Al recibir a Yuridia, el médico comenzó a preparar una máquina de ultrasonido.

'Pensé que me iban a revisar la costilla. Ya cuando me di cuenta, me estaban haciendo un examen vaginal'.

Yuridia afirmó que jampas experimentó o informó un síntoma relacionado con su menstruación y recalcó que ella no pidió ver a un ginecólogo, sino ser atendida por un dolor en la costilla.

Semanas después se le practicó una cirugía. La joven pensó que se trataba de un procedimiento menor que se realizaría por vía vaginal, pero despertó con tres incisiones en el abdomen y con que le faltaba un pedazo de piel en su área genital.

Tres días después de haber sido operada sin su consentimiento, aún con dolor y recuperándose de la cirugía, fue deportada.

Ya en México, se le practicaron exámenes médicos, cuyos informes de patología revelan que no tenía quistes peligrosos y no  necesitó de una intervención quirúrgica.

Varias mujeres que acudieron con Amin declararon al NYT que no entienden por qué las enviaron con él, aún cuando presentaron cuestiones médicas que no tenían nada que ver con la ginecología.

Los casos reportados por el medio estadounidense, y revisados por un panel de médicos y ginecólogos certificados, sugieren un patrón de 'intervención quirúrgica excesivamente agresiva sin un intento adecuado de remedios médicos'.

Por su parte, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó en un comunicado que desde del 14 de septiembre a la fecha, 23 mujeres mexicanas han pasado por dicho centro migratorio.

'Todos los casos de intervención quirúrgica, así como las quejas recibidas de las ciudadanas mexicanas, se encuentran bajo minucioso estudio a fin de determinar si dichos procedimientos médicos fueron realizados de manera adecuada y con pleno consentimiento de las ciudadanas mexicanas', señaló.

La SRE indicó que ya envió una nota diplomática al gobierno de los Estados Unidos a fin de esclarecer la situación, solicitando información sobre las medidas de atención médica que reciben los ciudadanos mexicanos en dicho centro de detención.