Sólo narcomenudeo, lesiones y violencia familiar se mantienen en foco rojo en el estado de Puebla, de los once delitos evaluados en el mes de agosto por las carpetas de investigación abiertas. 

Así se destacan en el último reporte de la organización civil, Semáforo Delictivo, en el que se analizan los índices de delitos cometidos o denunciados en las 32 entidades federativas del país. 

En el mismo se destaca que Huejotzingo y San Martí Texmelucan como los municipios con más alto índice delictivo o más peligrosos, al tener siete de los 11 delitos en foco rojo. 

El municipio de Puebla capital solo tiene un foco rojo por 70 denuncias por narcomenudeo y cuatro amarillo en homicidios, robo de vehículo, lesiones y violencia familiar. 

En todo el estado de Puebla, además se mantienen cuatro focos amarillos en los delitos de homicidio, extorsión, robo a casa habitación y atracos a negocios. 

En tanto aparecen en la entidad poblana en foco verde del semáforo o con índice bajo de delitos el secuestro, robo  vehículo, violación y feminicidio 

Panorama estatal  

Ante de la pandemia, apenas en octubre de 2019, 11 de 12 delitos de alto impacto se mantenían  en foco rojo, ahora paulatinamente ha ido bajando el nivel de crimen en el estado. 

En todo el mes de agosto en todo Puebla se registraron 82 homicidios, así como dos secuestros y 13 denuncias por extorsión, además de 120 carpetas de investigación por narcomenudeo. 

Asimismo hubo 772 denuncias por robo a vehículo  y 180 casos de atracos a casa habitación y 397 por lesiones, además de 46 delitos de violación y 738 de violencia familiar y un feminicidio. 

En marzo, cuando inició la contingencia sanitaria por covid-19 solo los delitos de secuestro y robo a negocios, se mantenían en foco verde en el semáforo, el primero de ellos sin ningún caso en dicho mes. 

Para abril pasado, solo se registraron tres semáforos verdes para los delitos de secuestro, robo a vehículo y casa habitación; mientas que en rojo estuvieron los asesinatos, narcomenudeo, lesiones y violencia familiar. 

El Semáforo Delictivo es un proyecto ciudadano que se alimenta de denuncias ciudadanas, así como carpetas de investigación abiertas, así como datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública y de solicitudes de transparencia a autoridades responsables. 

El semáforo se encarga de evaluar y determinar la cantidad de delitos cometidos en 11 rubros diferentes. De igual forma le asigna un color del semáforo de acuerdo con los niveles que presente cada uno. 

Panorama municipal 

Los municipios con más focos rojos en cuestión de inseguridad son los de Huejotzingo y San Martín Texmelucan, donde repuntan delitos como homicidios, extorsiones, narcomenudeo, robo a vehículo y casa habitación, entre otros. 

En todo agosto en Huejotzingo hubo tres homicidios, 21 robos a vehículo y nueve a casa habitación, así como cuatro a negociaciones y ocho incidentes por lesiones, cuatro violaciones y 12 casos de violencia familiar. 

En San Martín Texmelucan hubo siete asesinatos en el mes pasado, dos denuncias por extorsión y narcomenudeo, 67 robos a vehículo y 4 robos a casa habitación, 16 por lesiones y 20 por violencia familiar. 

Con seis focos rojos están los municipios de Cuautlancingo, en tanto Amozoc, Tecamachalco y Atlixco con cinco y en tres Tehuacán y San Pedro y San Andrés Cholula. 

Panorama nacional 

De acuerdo con los resultados del Semáforo Delictivo en toda la república mexicana, durante agosto, violación, feminicidio y violencia familiar se encuentran en color rojo, muy por encima de su medida histórica.  

Las cifras también apuntan que el año 2020 se perfila como uno de los más violentos, pues se han registrado más de 35 mil víctimas de homicidio. 

Todo en base en las denuncias ciudadanas presentadas ante la Procuraduría General de Justicia en cada Estado, así como las enviadas al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad. 

Pero se colocó en color verde al secuestro, robo a vehículo y robo a casa habitación, al encontrarse debajo del 25% de la media histórica.  

Santiago Roel, fundador del Semáforo Delictivo Nacional, atribuyó el descenso al confinamiento, aunque el número de denuncias por los delitos de secuestro y robo a los hogares ha presentado un aumento los últimos meses. 

“La pandemia nos trajo una reducción artificial de estos delitos, pero ya empieza a terminar el efecto. Aunque es justo decirlo, algunos municipios y estados han hecho una buena labor y había tendencias positivas antes de la pandemia”, dijo.  

“Sin embargo, nos preocupa de sobremanera que la propuesta de presupuesto para el 2021 reduce los recursos a las policías municipales y estatales” insistió finalmente.