Ante los riesgos de posibles contagios en el mediano plazo por coronavirus, las autoridades de Dinamarca dieron a conocer que sacrificarán a todos los visones del país. 

De acuerdo con DW, Dinamarca es el principal productor de pieles de visón en el mundo, pero esto cambiará luego de que las autoridades revelaron han descubierto una mutación de Covid-19 que se ha transmitido a la gente. 

La primera ministra, Mette Frederiksen, señaló que ante tal escenario, se tomarán medidas drásticas.

"Podría representar un riesgo de que futuras vacunas (contra el COVID-19) no funcionen como previsto". "Hay que sacrificar a todos los visones".

Frederiksen dijo que un informe de una agencia gubernamental que mapea el coronavirus en Dinamarca ha mostrado una mutación en el virus que se encuentra en 12 personas en la parte norte del país que se infectaron con visones.

El ministro de Salud, Magnus Heunicke, dijo que la mitad de los 783 casos humanos de COVID-19 en el norte de Dinamarca "están relacionados" con el visón.

"Es muy, muy serio. Por lo tanto, el virus mutado en los visones puede tener consecuencias devastadoras en todo el mundo”. 

Empleados de la Administración Danesa de Veterinaria y Alimentos y la Agencia Danesa para el Manejo de Emergencias en equipo de protección son los encargados de sacrificar a los visones.

Dinamarca es uno de los principales exportadores de pieles de visón del mundo y produce aproximadamente 17 millones de pieles al año.

Según estimaciones del Gobierno, sacrificar los 15 millones de visones del país podría costar hasta 5 mil millones de coronas (785 millones de dólares).

En octubre, Dinamarca comenzó a sacrificar millones de visones en el norte del país. El Gobierno se ha comprometido a compensar a los agricultores. El país ha registrado 50 mil 530 infecciones confirmadas por COVID-19 y 729 muertes.