Sin importar la pandemia de coronavirus, cientos de personas en Montenegro despidieron con besos el cuerpo del arzobispo Amfilohije Radovic, quien perdió la vida el pasado este 30 de octubre, a los 82 años, a causa del Covid-19.

De acuerdo con EFE, el funeral del arzobispo se realizó el 1 de noviembre, en la catedral de Podgorica, ubicada en la capital de Montenegro, al cual acudieron representantes de comunidades religiosas católicas y musulmanas.

El ataúd que llevaba el cuerpo del arzobispo fue abierto al público para que los fieles ortodoxos pudieran despedirse y le rindieran homenaje.

A pesar de que las autoridades trataron de aplicar las medidas sanitarias, los fieles buscaron besarle el rostro sin importar los riesgos que podría causar contagiarse de Covid-19.

A pesar de que el sepelio fue transmitido por la televisión pública TVCG, cientos de fieles, asistieron al funeral sin cubrebocas.

De acuerdo con Proceso, el arzobispo se contagió el 6 de octubre de SARS-CoV2 y había estado hospitalizado en la capital montenegrina hasta hace un par de semanas.

Montenegro el país con más casos de coronavirus en la región balcánica. Con una población de 620 mil habitantes, tiene 326 fallecimientos y 20 mil 851 casos confirmados.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado en varias ocasiones que no es recomendable despedirse físicamente de una persona que murió por coronavirus, pues existe la posibilidad de contagiarse.