El exjugador argentino de fútbol, Diego Armando Maradona, "está lúcido y muy bien" tras su intervención quirúrgica en la cabeza, informó hoy su médico personal, Leopoldo Luque.

"Está cada día mejor, es increíble la recuperación", dijo el neurocirujano en breves declaraciones a la prensa al salir de la Clínica Olivos, localizada en la periferia norte de Buenos Aires.

Maradona, de 60 años, fue operado por Luque el pasado 3 de noviembre debido a un hematoma subdural, es decir, un coágulo en la superficie del cerebro.

Luque descartó que planeen dar de alta el lunes a Maradona, pues "la idea es que no se vaya mañana", aunque "está muy lúcido y muy bien. Está despierto", y hasta "pidió pastel de papas" para comer.

El médico personal de Diego Armando señaló además que le disminuyeron la sedación en el tratamiento para hacerle frente a su abstinencia al alcohol.

El anterior médico de Maradona, Alfredo Cahe, quien ahora colabora con Luque, advirtió recientemente que "hay que tomar el toro por las astas y ponernos firmes".

"El alcohol es una droga, es decir que se cambió una cosa por otra. El alcohol constituyó una de las bases importantes de la drogadicción de Diego", añadió.

Maradona fue hospitalizado el pasado 2 de noviembre en un sanatorio de la ciudad de La Plata, a 50 kilómetros de Buenos Aires, debido a un cuadro de anemia y depresión.

En ese centro de salud se le detectó al día siguiente un hematoma subdural, debido a un golpe en la cabeza, por lo que fue trasladado a la Clínica Olivos, donde fue operado con éxito.

Con información de Xinhua.