La Comisión de Justicia del Congreso de Tamaulipas aprobó este martes reformar el Código Penal para tipificar como delito de falsificación de documentos públicos o privados la firma obligada o condicionada de un trabajador en hojas en blanco.

De acuerdo con Proceso, el presidente de la comisión, Félix Fernando García Aguiar, afirmó que quien infrinja la ley será acreedor a 5 años de cárcel y sanción de entre 100 y 200 veces de salario mínimo es decir, 17 mil 376 pesos.

Los funcionarios de Tamaulipas señalaron que esta práctica se ha vuelto común en la que el patrón que obligue a los trabajadores a firmar hojas en blanco, lo cual se realiza como una condición en la relación laboral.

En ese sentido, la ley señala que también sancionarán representante o miembro de una persona jurídica de una sociedad, corporación y empresa para cometer este delito al amparo de la representación social.

“Al inicio de una relación laboral es muy recurrente que los empleadores utilicen como condicionante al solicitante de un empleo la firma en hojas en blanco para poder ser contratados”.

Las firmas en blanco

Desde abril de 2015, en la Cámara de Diputados aprobaron reformas a la Ley Federal del Trabajo que prohíben a los patrones obligar a los trabajadores a firmar documentos en blanco que impliquen la renuncia de derechos o impongan obligaciones a los trabajadores.

Los afectados podrán acudir a la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (Profedet) o las oficinas de Inspección del Trabajo locales para denunciarlo.