El pasado 26 de agosto se instauró un juicio ordinario civil de cumplimiento de contrato y pago de pesos contra Faurecia Sistemas Automotrices de México, S.A. de C.V. La demanda fue presentada ante el Juzgado Segundo de lo Civil de Cholula, la cual quedó registrada bajo el número expediente 442/2020.

Esta empresa, dedicada a la industria automotriz, fue demandada por Proyectos Inmobiliarios CYR, ya que Faurecia se ha negado a pagar las rentas por los locales que tienen en renta, tal y como se señala en el contrato de arrendamiento firmado por ambas empresas. 

Previamente y sin previo aviso, Faurecia desocupó todos los locales sin pagar las mensualidades correspondientes, esto originó que se procediera a interponer la demanda, donde se reclama el pago de las rentas vencidas, así como del cumplimiento del contrato.

Fue el 31 de agosto pasado que el Juzgado correspondiente ordenó embargar a Faurecia más de treinta millones de pesos a la demandada.

Posteriormente el 8 de octubre, se llevó a cabo una junta en el juzgado, a la cual acudió Faurecia. Sin embargo, ésta no quiso llegar a un arreglo con CYR, por lo que se declaró fracasada la conciliación y se continuó el juicio.

El 14 de octubre, el Juzgado señalado recibió un escrito por parte del apoderado de Faurecia. Dicho escrito era un incidente de impugnación, mismo que fue aceptado por el juzgado, a pesar de que el escrito se presentó de manera extemporánea, incurriendo el personal del juzgado en responsabilidad al admitírselo cuando no debió hacerlo por mandato de ley.

A pesar de ello, CYR procedió a contestar el incidente mencionado, presentándose el 28 de octubre en el Juzgado.

De acuerdo a CYR, Faurecia contestó la demanda entablada por CYR, además de que al mismo tiempo la ha contrademandado. Esto, con el único propósito de librarse de su obligación respecto del contrato de arrendamiento.